Es raro el joven que no se obsesiona.

“Si sus hijos se obsesionan con alguien o algo, explore la raíz que los impulsa a pensar tanto en eso. Una obsesión romántica puede cegarlos. Ayúdelos a encontrar y cultivar sus propios intereses, con los que puedan mantener sus mentes ocupadas.”

Es raro el joven que no se obsesiona. Casi todos los padres durante una temporada u otra terminan viendo a sus hijos obsesionándose por algo o por alguien. La obsesión puede ser inofensiva o extrema. Si ves que tu hijo ha desarrollado una obsesión no saludable asegúrate de hablarle sobre la diferencia entre la obsesión y el amor. Entre los puntos más importantes que debes enfatizar es cómo tanto el amor como la obsesión resultan ser emociones muy poderosas y por ello hay que tener cuidado en cuando y como se procede.

El problema es que los programas de televisión, las telenovelas y las revistas muestran incorrectamente a nuestros jóvenes que los síntomas de la obsesión son amor. Esto no es así y nosotros los padres somos los que tenemos que corregir esta mala información diseminada por los medios.  

El amor te permite ser genuino/a, pero la obsesión te hace ver perfecto/a. Nadie es perfecto y actuar de esta manera delante de alguien puede convertirse en algo agotador. El amor acepta las faltas de la otra persona sin permitir que estas faltas lastimen su persona. Mientras que la obsesión esconde las faltas de la otra persona aun cuando estas faltas son de detrimento para la relación. El amor es más que una atracción física, pero la obsesión usualmente es solamente una atracción física. El amor genera energía, pero la obsesión agota. El amor te hace feliz, pero la obsesión te trae celos. Puedes decir a tu hijo/a que en su obsesión es sabio darle tiempo al tiempo para así saber si lo que sienten es amor o una dañina obsesión.

Cuando los hijos desarrollan otros intereses pueden sentirse calmados en vez de agitados mientras descubren e interpretan sus sentimientos. Es importante que descubran los deportes, la fotografía, el arte, la música, etc. para así contrarrestar la agitación que trae una obsesión. Recuerde lo que dice el proverbio: “El alma del perezoso desea y nada alcanza; mas el alma de los diligentes es prosperada” (Proverbios 13:4).

Nuestra Personalidad en la Redes Sociales

Es muy fácil crear una persona diferente en las redes sociales a la persona que somos en realidad. He conocido los dos casos: Las personas que son exactamente iguales en línea o en persona y los que son completamente diferentes.

Tu imagen en las redes sociales es la manera como te presentas y te perciben las personas en las redes. Por esta razón, no puedes dejarte impresionar instantáneamente por alguien a quien acabas de conocer en línea. La persona que uno conoce en línea debe ser asesorada para ver si es verdaderamente genuina.

Cuando uno busca ver la autenticidad de una persona tiene que ver mas allá de su perfil en las redes sociales. Especialmente durante esta era de explotación sexual donde la mayoría de los traficantes humanos seducen a sus víctimas pretendiendo ser admiradores enamorados. Estamos en una época donde uno de cada cinco niños y adolescentes, entre 10 a 17 años, recibe solicitación sexual no deseada vía internet.

He aquí varias sugerencias de la Fundación Global de la Comunidad para padres de adolescentes y niños que pueden ayudar a sus hijos a detectar a predadores sexuales o personas con malas intenciones:

  1. No usen nombres o fotografías sugestivas
  2. Si alguien te está halagando “en línea” ponte alerta y desconéctate de inmediato
  3. No hables con nadie que quiera adentrar en tu vida personal
  4. Ten en cuenta que la gente no es siempre lo que dice ser
  5. No intentes reunirte con alguien que conociste en la red
  6. Ceunta a tus padres o a un adulto de confianza si tienes un problema

No hay nada malo en presentar lo mejor de ti para impresionar a alguien, pero sí en crear una persona falsa que no existe en la vida real solo para atrapar a un inocente. Mantén los ojos abiertos y no caigas en la trampa.

QGMG_Reflections_Season8_Ep05

Seguridad en el Internet

Es fácil para cualquiera crear una imagen falaz en línea, por lo que necesitamos advertir a nuestros adolescentes el peligro que existe en dar y recibir información de extraños vía Internet. Los medios sociales, con su característica anónima, nos animan a cubrir nuestra realidad. Y si nosotros lo hacemos tan fácilmente, ¿cuánto más los predadores de menores?

Hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a tus hijos a mantener una distancia razonable para su seguridad:

  • Desde pequeños comienza a pedir a tus hijos que se pregunten, ¿qué estoy compartiendo? Y ¿con quién lo estoy compartiendo?
  • Diles que tengan cuidado con los nombres que usan. Por el ejemplo, “sexyass Susie”, es una invitación a los predadores de menores a que te busquen.
  • Advierte a tus hijos a que no usen sus nombres completos, la escuela a la que asisten, fechas de nacimiento, dirección o cualquier información que ayude a una persona a encontrarlos.
  • Explíqueles que los mensajes de textos deben ser solo con personas que conocen en la vida real y no con extraños.
  • Dígales que le avisen a un adulto, inmediatamente, cuando vean que algo no está bien o se sientan incómodos y a bloquear a personas que son “bullies” (acosadores).
  • Recuérdeles también que el Internet puede dañar su reputación, su crédito y, algunas veces, hasta su futuro.

El internet es una herramienta potente que puede usarse para bien, pero también es una fuente de peligro. Advirtamos a nuestros hijos tanto de sus beneficios como de sus peligros.

QGMG_Reflections_Season7_Ep31

Los Adolescentes y la Tecnología

Los beneficios de los teléfonos celulares para los adolescentes son muchos, pero la única forma en la  que pueden cosechar esos beneficios es si los padres están dispuestos a establecer guías y límites. Adolescentes que no reciben supervisión en esta área de sus vidas, terminan sintiéndose ansiosos, distraídos en la escuela, con bajas calificaciones, estrés y privación de sueño. Michael Hausauer, un psicoterapeuta de Oakland, California, ha observado que si los padres no están guiando a sus adolescentes, el “texting” y las demás redes sociales van de una promesa de conexión y compañerismo a la realidad de un adolescente aterrado y expuesto. Es que en las manos de un muchacho que no está recibiendo orientación, el teléfono celular puede convertirse en un arma silenciosa.

Recuerda que a medida que tu adolescente comienza a desarrollar agresivamente su identidad y necesidad de independencia, sus amigos comienzan a tener, considerablemente, más influencia en sus decisiones. Contrarresta esta presión enseñándolos que tienen el poder de decir que no a cualquier mensaje sugestivo, foto o video.

Enseña a tus adolescentes la importancia de la modestia para la imagen personal. Diles que los mensajes y fotografías del pasado pueden ser expuestos públicamente causando mucha humillación en el futuro. Además, debes recordarles que los mensajes de texto no son completamente privados ya que cualquier maestro, padre o director académico puede tener contacto con el teléfono celular de la otra persona (y el tuyo) y ver las fotos. Puedes también advertirles que algunos de estos avances coquetos pueden alcanzar la definición legal de la pornografía infantil.

Si vas a dar a tu hijo un teléfono, instrúyelo a usarlo correctamente. Después de todo no le darías una licencia de manejar sin primero darle lecciones de guiar e instrucción sobre las leyes de tráfico. Si lo instruyes, ese teléfono se convertirá en una herramienta positiva en vez de un arma silenciosa.

“Sexting”

En los últimos años, con la explosión de la tecnología, un fenómeno llamado “sexting” se ha desarrollado. Esto es cuando una persona joven o adulta envía mensajes sexuales explícitos por medio de fotografías, imágenes, mensajes de texto o correos electrónicos utilizando un teléfono celular.

Existen muchos riesgos cuando uno deja en manos de un necio, textos fotos y videos sensuales y personales. Entre ellos están los riesgos legales que corre un adulto pensando que solo es diversión y sabiéndolo o no envía estas fotografías a una persona menor y termina siendo acusada de romper leyes de pornografía infantil. El menor que recibe las fotos o textos termina siendo una víctima de hostigamiento sexual y peor aún, abuso sexual y emocional muchas veces hasta por el resto de sus vidas.  Además de los riesgos legales, existen también riesgos sociales, donde la persona es humillada y acosada por sus compañeros cuando estas fotografías salen a la luz. Si esto no es suficiente para darte pausa, piensa en las personas que han puesto su futuro en peligro corriendo riesgos educacionales. Esto es cuando una universidad o institución educacional niega al joven entrada a su universidad o revoca sus becas si estas fotografías se han hecho públicas. Como si todo esto fuera poco, existe también el riesgo profesional. Esto es, cuando una persona se le niega una posición en un trabajo o una promoción debido a fotografías de “sexting” que han salido a la luz.

No vale la pena poner en las manos de un necio tu futuro. Estos textos, fotos y videos son una trampa que secuestran tu inocencia, sanidad e integridad. No te dejes manipular por la morbosidad de un hombre o joven sin escrúpulos. Mejor cuida tu dignidad.  Tu integridad vale más que mil rubíes.

La Plaga Moderna

Un artículo en la revista Psicología Hoy, ha llamado al aislamiento, la plaga moderna. Según el artículo, los expertos han observado un deterioro evidente de conexión social durante los últimos 20 años con un 25% de americanos sin apoyo social. ¡No tienen ni una sola persona con la que pueden contar! Las amistades están siendo re-emplazadas por la pantalla de teléfono, televisión y computadoras. Este asilamiento añade el riesgo de salud mental y el incremento de adicciones.

A la luz de tales estadísticas, debemos vivir cada día haciendo de nuestras amistades prioridad. Dedicándole tiempo a nuestros seres queridos como lo hacemos con nuestros trabajos y pasatiempos. Aprendiendo a escuchar y a amar incondicionalmente. Si no lo hacemos así, nuestras vidas están en peligro. ¡NO, literalmente! Se ha descubierto que el aislamiento social mata a más personas que la obesidad. Hubo un estudio que descubrió que ancianos con poco contacto humano están más aptos a morir aun cuando se sienten contentos con su soledad.  El ministerio de Justicia de Japón hizo un estudio donde se descubrió que 33 de 52 ataques horrendos fueron cometidos por personas socialmente aisladas. Todo esto demuestra que la conectividad es esencial para la salud.

Así que únete a una liga de boliche, hazte miembro de una iglesia, comienza un club de lectura, invita a tus vecinos a un bar beque (BBQ) para que no caigas víctima de esta plaga moderna.

El Acosto y la Tecnología

Siempre ha habido “bullies” o acosadores en nuestras escuelas, pero la tecnología les ha dado una nueva plataforma para expresar sus burlas. Tan poderosa es esta plataforma que muchos adolescentes han fallecido por los abusos cibernéticos cometidos en contra de ellos. Debemos tener en cuenta que las estadísticas más conservadoras estiman que por lo menos uno de cada cuatro adolescentes ha sido victimizado cibernéticamente.

El acoso por Internet es un tipo de burla, amenaza, hostigamiento o humillación que ocurre a través de las redes sociales. Si las imágenes o los textos son publicados y resultan ser vergonzosos, entonces, la persona termina en un estado extremo de angustia que desequilibra su salud emocional.

Los padres deben dedicar tiempo a enseñar a sus hijos cómo usar la tecnología de forma segura. Este tiempo valdrá la pena ya que ayudará a los hijos a prevenir situaciones como la de Sofía que se dejó llevar por el juego y no puso limites a su habilidad de compartir en el Internet.

El Cyberbullying Research Center hace las siguientes sugerencias para que padres y madres enseñen a sus hijos/as adolescentes:

  • A proteger su código secreto (password) y no compartirlo con nadie no importa cuán insistente se haga la otra persona.
  • A mantener todas las fotografías PG. Si no crees que tu hermano/a las puede ver, entonces no la pongas en el Internet.
  • A Nunca abrir mensajes cuyas fuentes no puedan identificar o hayan solicitado.
  • A pausar antes de compartir.
  • A cerrar (log out) su cuenta cuando hayan terminado de usarla.

No te olvides de poner controles de privacidad en los teléfonos de tus hijos para protegerlos.