Es raro el joven que no se obsesiona.

“Si sus hijos se obsesionan con alguien o algo, explore la raíz que los impulsa a pensar tanto en eso. Una obsesión romántica puede cegarlos. Ayúdelos a encontrar y cultivar sus propios intereses, con los que puedan mantener sus mentes ocupadas.”

Es raro el joven que no se obsesiona. Casi todos los padres durante una temporada u otra terminan viendo a sus hijos obsesionándose por algo o por alguien. La obsesión puede ser inofensiva o extrema. Si ves que tu hijo ha desarrollado una obsesión no saludable asegúrate de hablarle sobre la diferencia entre la obsesión y el amor. Entre los puntos más importantes que debes enfatizar es cómo tanto el amor como la obsesión resultan ser emociones muy poderosas y por ello hay que tener cuidado en cuando y como se procede.

El problema es que los programas de televisión, las telenovelas y las revistas muestran incorrectamente a nuestros jóvenes que los síntomas de la obsesión son amor. Esto no es así y nosotros los padres somos los que tenemos que corregir esta mala información diseminada por los medios.  

El amor te permite ser genuino/a, pero la obsesión te hace ver perfecto/a. Nadie es perfecto y actuar de esta manera delante de alguien puede convertirse en algo agotador. El amor acepta las faltas de la otra persona sin permitir que estas faltas lastimen su persona. Mientras que la obsesión esconde las faltas de la otra persona aun cuando estas faltas son de detrimento para la relación. El amor es más que una atracción física, pero la obsesión usualmente es solamente una atracción física. El amor genera energía, pero la obsesión agota. El amor te hace feliz, pero la obsesión te trae celos. Puedes decir a tu hijo/a que en su obsesión es sabio darle tiempo al tiempo para así saber si lo que sienten es amor o una dañina obsesión.

Cuando los hijos desarrollan otros intereses pueden sentirse calmados en vez de agitados mientras descubren e interpretan sus sentimientos. Es importante que descubran los deportes, la fotografía, el arte, la música, etc. para así contrarrestar la agitación que trae una obsesión. Recuerde lo que dice el proverbio: “El alma del perezoso desea y nada alcanza; mas el alma de los diligentes es prosperada” (Proverbios 13:4).

Nuestra Personalidad en la Redes Sociales

Es muy fácil crear una persona diferente en las redes sociales a la persona que somos en realidad. He conocido los dos casos: Las personas que son exactamente iguales en línea o en persona y los que son completamente diferentes.

Tu imagen en las redes sociales es la manera como te presentas y te perciben las personas en las redes. Por esta razón, no puedes dejarte impresionar instantáneamente por alguien a quien acabas de conocer en línea. La persona que uno conoce en línea debe ser asesorada para ver si es verdaderamente genuina.

Cuando uno busca ver la autenticidad de una persona tiene que ver mas allá de su perfil en las redes sociales. Especialmente durante esta era de explotación sexual donde la mayoría de los traficantes humanos seducen a sus víctimas pretendiendo ser admiradores enamorados. Estamos en una época donde uno de cada cinco niños y adolescentes, entre 10 a 17 años, recibe solicitación sexual no deseada vía internet.

He aquí varias sugerencias de la Fundación Global de la Comunidad para padres de adolescentes y niños que pueden ayudar a sus hijos a detectar a predadores sexuales o personas con malas intenciones:

  1. No usen nombres o fotografías sugestivas
  2. Si alguien te está halagando “en línea” ponte alerta y desconéctate de inmediato
  3. No hables con nadie que quiera adentrar en tu vida personal
  4. Ten en cuenta que la gente no es siempre lo que dice ser
  5. No intentes reunirte con alguien que conociste en la red
  6. Ceunta a tus padres o a un adulto de confianza si tienes un problema

No hay nada malo en presentar lo mejor de ti para impresionar a alguien, pero sí en crear una persona falsa que no existe en la vida real solo para atrapar a un inocente. Mantén los ojos abiertos y no caigas en la trampa.

QGMG_Reflections_Season8_Ep05