Debemos ejercer límites en nuestras relaciones.

“Pregúntele a sus hijos si al entrar en una relación se sienten oprimidos, inseguros, o manipulados; esto es una indicación de que la relación no es saludable. Mejor que se distancian de dichas influencias antes de dejarse llevar por estas.”

Debemos ejercer límites en nuestras relaciones. Es importante que enseñemos a nuestros hijos a cuidarse de relaciones inmersas. En este tipo de relación la pareja depende una de la otra para sentirse bien, sacrificando su bienestar psicológico en el proceso. Su concepto personal está definido por la otra persona.

Si usted ve que su hijo o hija no está atendiendo a sus otras relaciones porque siente culpa cuando hace algo con sus otros amigos; su estima propia y felicidad depende de esta otra persona y deja de ser un individuo distintivo tiene causa para interferir.

Para tomar el pulso de la relación de su hijo/a pregunte: ¿Hay algo que te está molestando? ¿Tu novio/a respeta tu opinión y tus sentimientos? ¿Te trata tu pareja como su posesión, con humillación o con control? Recuerda que mereces una relación segura donde te sientes aceptada/o, seguro y feliz.

Nuestra relación con Dios es la única relación que debe ser inmersa. De El dependemos y en el existimos. Si él no va primero nosotros no vamos. Como dice el himno escrito por Benjamín Simpson: “Cristo solo, Cristo Siempre; nuestro todo en todo Él es.”  No permita que ningún ser humano tome el lugar de Dios.

Deja que el abuelo sea abuelo

Mi abuelito siempre decía, “el que tiene su cojombito que se lo hecho al hombrito” con la intención de explicar que los abuelos no tienen la obligación de criar a los hijos de sus hijos.

En el 2010, CBS mostró un segmento llamado, “Cuando las Abuelas se convierten en Nanas “donde se tomó una encuesta de 10,000 abuelos la cual reveló que un 61% de ellos cuidan a sus nietos.

La interacción de un nieto con sus abuelos tiene muchos beneficios pues no existe nada más saludable para la psique de un niño que poder apegarse emocionalmente a los adultos en su vida que tienen en mente su bienestar. Además, algunos estudios aseguran que los abuelos que cuidan a sus nietos tienen menos riesgos de contraer la enfermedad de Alzheimer.

Pero los abuelos que piensan cuidar a sus nietos deben tener límites estrictos con sus hijos para que esta no se convierta en una mala transacción familiar. Idealmente un abuelo no debería estar encargado de sus nietos más de un día a la semana y esto solo si así lo desea. Los abuelos no están actuando de forma egoísta cuando se rehúsan a ser babysitters profesionales pues muchos de ellos simplemente no tienen el vigor necesario para cuidar a niños, especialmente cuando los niños son bebes o toddlers. Muchas veces cuando los abuelos son un poco más jóvenes y tienen energías, estos no se sienten cargados cuando cuidan a sus nietos. Esta es una situación ideal tanto para los padres que necesitan la conveniencia del abuelo babysitter como para los niños que necesitan el calor emocional de sus abuelos. Pero aun así este tipo de transacción debe hacerse con cautela.

Si tú eres el abuelo: Cuando vayas a cuidar a tus nietos haz claro dos cosas para que no termines agotado, deprimido, ansioso y peor de todo resentido: 1. Explica claramente cuando tiempo a la semana estas dispuesta a cuidar a tus nietos y 2. Explica cuanto tiempo requieres de anticipación para cuidar a tus nietos (a menos que no sea una verdadera emergencia).

Si tú eres el padre: Va en contra de la naturaleza y la ley de la vida que un abuelo se convierta en el padre de sus nietos. Este papel está reservado para ti. Permite que el abuelo sea abuelo y mejor se tú el padre.

qgmg_reflections_season7_ep27

Manteniendo una Línea de Respeto

Estudios han demostrado que la felicidad de una persona depende más del respeto y la admiración que recibe que del dinero y los éxitos que acumula. Es por esto que vale la pena explorar el papel que juega el respeto en una relación saludable.

Cuando una persona se te acerca y comienza a invadir tu espacio, ¿cuál es tu reacción inmediata? De entre las siguientes tres opciones, ¿Qué dice tu puerta invisible?

  • No Traspase
  • Entre y tome todo lo que quiera sin pedir permiso
  • Antes de entrar, por favor toque

Tenemos la tendencia de ser intuitivos con nuestros límites físicos. Si alguien se nos acerca de forma agresiva, inmediatamente tomamos un paso hacia atrás para retomar nuestro espacio personal. Los límites emocionales, sin embargo, no son tan fáciles de identificar pues estos no son físicamente visibles como son las líneas que trazan una propiedad con letreros que dicen claramente, “no traspase”.

Pero, aunque difícil de identificar, es necesario que tengamos  límites tanto físicos como emocionales ya que el respeto es esencial para una relación saludable.  ¿Recibes respeto y admiración en tu relación actual? Responde, honestamente, a las siguientes preguntas si deseas descubrirlo:

  • ¿Respeta mi ser querido, mis ideas, mi inteligencia, mi bienestar emocional y se atiene a los límites personales que me he trazado?
  • ¿Me rehúso a cruzar límites que demuestran falta de respeto hacia él o ella como son la provocación, ponerle nombres groseros, usar malas palabras, insultarlo, empujarla/lo, burlarme, etc. y viceversa?

La prueba más contundente del amor es el respeto y la prueba de que si existe respeto es no cruzar los límites del otro. Cuando el amor existe, la persona sabe que figurativamente (algunas veces literalmente) antes de entrar tiene que tocar la puerta. Esto es porque el respeto es una expresión externa del amor y si no existe uno, tampoco existe el otro. Decir que existe amor donde no hay respeto es como esperar manzanas de un platanal. El respeto siempre acompaña el amor. Te respetas a ti mismo cuando no permites que el otro te trate de forma humillante y cuando te respetas a ti mismo los demás también te van a respetar.  Así que es hora de que establezcas esos límites en tu relación para que recuperes la admiración y el respeto que tanto deseas y que tanto bien te hará.

qgmg_reflections_season7_ep9

Las Metas Personales

Las metas personales son importantes y si tienes novio, sus metas no deben contradecir las tuyas.  Debes sentir alarma si las metas de tu novio chocan con las tuyas. Este no puede pedirte que no vayas a la Universidad porque tiene otros planes. Él no puede pedirte que tengan hijos si tienes planes para un internado. Las decisiones grandes de la vida deben ser discutidas y cuando los dos estén listos, tomen juntos el primer paso. Puede que esto no te parezca importante el día de hoy, pero se convertirá en un peñasco. La gente con sueños no cumplidos muestran síntomas de depresión durante algún punto de su vida. Así que afiánzate a tus metas y no abandones tus sueños.

 

El Balance entre el “Si” y en “No”

La Doctora Alicia La Hoz, sabiamente, nos recuerda que puede que nuestros hijos tengan el síndrome de “I” (quiero un i-phone, un i-pad, etc.), pero también puede ser que nosotros, los padres, tengamos el síndrome de no. “No toques eso”, “No hagas eso”, “No vayas a eso,” “No digas eso”, etc. En vez de decir no constantemente, debemos aprender a re-dirigir. Después de todo, nuestro Padre Celestial no siempre nos anda diciendo que no. Santiago dice, “toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, del Padre de las luces.”

El que desea tener una relación saludable con sus hijos debe aprender a establecer límites. Los límites saludables ayudan a los hijos a tener buenas relaciones entre ellos y con los demás, a madurar y a mantenerse seguros. Sin embargo, también debemos reconocer que nuestro primer instinto es decir que no y hay que cablear al cerebro para aprender a encontrar la manera de decir que “sí” cuando es apto. Busca examinar tus Sí y tus No y tus hijos se darán cuenta que cuando dices “no”, no es por capricho y respetarán más tus decisiones.

Encontrar el balance de decir no y decir sí, evitará que tus hijos te desafíen para obtener lo que quieren. Este forcejeo entre tus hijos y tú no hace posible el aprendizaje, el sí de vez en cuando que proviene de tu boca, ayudará a  liberar a tus hijos para que se concentren en el aprendizaje y la madurez. Una vez más, recuerda el ejemplo del Padre Celestial, “porque todas las promesas de Dios son en él, Sí y en él Amén, por medio de nosotros.”

blog_s6e15