Cuando tus Hijos están Fueras de Sí

Vivo en la Florida, donde la temporada de huracán dura desde el primero de junio hasta noviembre 30. Para sobrevivir estos seis meses todo hogar debe tener un plan de contingencia: ¿Qué vamos a hacer en caso de un huracán? ¿Dónde vamos a ir si la tormenta es categoría 4 o 5? ¿Cuáles son los materiales necesarios para quedarse en casa (agua, velas, medicina, baterías, botellas de agua, agua para los baños, generadores, etc.) ¿Cuándo se van a poner las contraventanas? Si es necesario evacuar, ¿qué necesita cada miembro de la familia llevar consigo? ¿Qué vamos a hacer con nuestra mascota? etc. Es necesario planear cómo mantener a la familia segura y cómo minimizar daño a la casa, a las posesiones, etc.

Imagínate la relación entre adolescentes y sus padres como una temporada de tormenta y para esta temporada los adultos deben estar bien preparados con un plan claro de contingencia, a mano, ya que puede que entren en una etapa de inseguridad que va a remover hasta los mismos cimientos de su relación. Peleas y conflictos surgen que nunca habían ocurrido antes, falta de comunicación y desvíos en la forma en la que con tanto trabajo crió al que ahora es su adolescente.

Existen varios factores que determinan la intensidad de la tormenta que se aproxima entre padres e hijos adolescentes (especialmente, entre madres e hijas como vimos en la actuación entre Mari y Shakira).  Entre ellas está el temperamento de los dos: si los dos son volátiles está claro que las peleas serán más intensas que si uno de los dos o los dos son personas mas calmadas. Segundo, ¿cuáles son las situaciones externas que causan estrés? (piensa en la estabilidad de la relación entre los padres del adolescente; la situación financiera del hogar y el estrés que este pueda estar causando en la familia; las calificaciones del hijo o hija o alguna enfermedad en la familia, etc.). Tercero, existen límites firmes entre padres e hijos (¿sabe cada uno cuál es su lugar y se respetan el uno al otro?). Cuarto, ¿existe algo en la familia de origen de los padres que esté sirviendo de detonante?, como la pérdida de un padre o una experiencia traumática en la vida del adulto.

Debido a que muchos factores vienen a colación durante este periodo de incertidumbre, es mejor que cuando estemos en un estado de alta sensibilidad emocional sigamos protocolos, como esos que seguimos en caso de tormenta. Los policías, bomberos y pilotos también siguen protocolo en caso de emergencia en vez de dejarse llevar por sus emociones.  Por lo que, cuando tus hijos exhiben un nivel alto emocional en vez de seguir la emoción, es más apto seguir el protocolo que tienes preparado para cuando ciertas cosas ocurren. Si no tienes uno y eres padre de adolescentes, es hora de que lo hagas. Vale la pena pasar unas horas con tu pareja haciendo un plan para cuando tus hijos hagan cosas inexplicables que luego actuar alarmados cuando la emergencia ocurra.

Nuestros hijos responden con mucha más positividad a nuestros pedidos cuando no estamos siendo reactivos. Peleando sobre el estilo de pelo es contraproducente. Cuando tus hijos estén fuera de sí, hazte las siguientes preguntas: ¿Es malo para su salud? ¿Va a afectar sus calificaciones? ¿Va a destruir o afectar su futuro? Si tu respuesta es no a estas tres preguntas, lo mejor es dejar de pelear o argumentar sobre el asunto y seguir calmadamente el protocolo que de antemano ya haz planeado.

Me Debe Importar lo que Mis Padres Piensan de mi Novio/a

¿Te imaginas si te sientas con tus padres un día y les preguntas, sinceramente, si están de acuerdo con tu relación romántica? ¿Si les cae bien o no tu novio/a?  ¿Y le das seguimiento a la pregunta, con un por qué o por qué no?  ¿Y lo haces determinado a que no importa lo que te digan, no vas a tomar las cosas a pecho o te vas a poner a la defensiva? ¿Y te prometes a ti mismo aceptar sus respuestas con respeto y, por lo menos, considerar sus opiniones?

Cuando nuestros padres no están de acuerdo con nuestra relación, de inmediato pensamos que son ignorantes o estúpidos o anticuados. Pero el hecho de que no estés de acuerdo con tus padres no significa que ellos sean ignorantes. Si bien es cierto que nuestros padres no son perfectos, tienen muchos años de experiencia y vivencias que nosotros no tenemos. Debido a que tienen la ventaja de lo que es la perspectiva puede que estén viendo algo que tú no ves. Los padres, aunque a veces son sobre protectores, muchas veces tienen razones válidas al preocuparse cuando nos ven formar parte de una relación con el potencial de tener consecuencias negativas.

Es cierto que los padres, a veces, tienen expectativas muy altas, pero si somos honestos podemos, al menos, admitir que nosotros a veces tenemos expectativas muy bajas. Aun así, la mayoría de los padres solo desean que sus hijos estén con alguien que los trate con respeto y que trate con responsabilidad sus tareas diarias.

Honrar a los padres puede ser una bendición para la relación. Los que ya no somos niños tenemos la tendencia de ignorar, tolerar, criticar y resistir a nuestros padres por lo que la actitud positiva de sentarse con ellos en busca de una conversación honesta sobre nuestras decisiones románticas puede traer ligereza a tu espíritu y alivio en momentos de estrés cuando más lo necesitas.

Si consideras a tus padres ser personas equilibradas y racionales, trátalo y cuéntanos tu experiencia.

Refelxion22

La Derrota es Temporal, pero El Impacto Futuro es Seguro

La escena de estos dos jovencitos haciendo y deshaciendo a las espaldas de sus padres es común y es una que todos conocemos bien y hasta hemos vivido en carne propia.  Estos dos jovencitos se caracterizan por la forma explícita en la que se burlan de las reglas impuestas sobre ellos por la sociedad o la autoridad sobre sus vidas. Pero a pesar de lo que su adolescente le tenga creyendo y aunque sus acciones sean opuestas a sus convicciones, su opinión sí les importa a sus hijos. Su nivel de apoyo e involucramiento es esencial para la salud y el bienestar de su adolescente. Aunque su actitud parezca desinteresada, éste sí te busca cuando desea aprobación, guía y ánimo.

Sabemos que, durante su adolescencia, las hormonas surgen por el cuerpo del adolescente causando emociones que se hacen sentir gigantes y ofuscan su visión. Para empeorar las cosas, ellos piensan que nadie, excepto sus compañeros, los entienden. Como resultado de esta ansiedad, cuando los adolescentes se sienten mal entendidos por sus padres, tienen mayor tendencia a afirmar su autoridad con agresión y rebelión. En realidad, lo que están deseando es ser tomados en cuenta.

En esta etapa de su hijo/a, adolescencia, no son como los niños pequeños, egoístas, en su forma de pensar, sino que son capaces de pensar de forma compleja. Los padres pueden sentirse seguros de que, aunque existen desacuerdos entre ellos, sus adolescentes, pueden responder al razonamiento lógico. Y nosotros podemos invitarlos a fortalecer su capacidad de razonar.

Si ves a tu adolescente haciendo y deshaciendo a tus espaldas, no te desanimes o te des por vencida. Sigue tu lucha de ser honesto con ellos, manteniendo siempre abierta las líneas de comunicación, razonando con ellos, estando presente en su vida y dándoles la dirección necesaria. Al final, sus palabras tienen un gran impacto y su vida en el futuro será más saludable y feliz que si se deja vencer por su rebelión temporal. La derrota es temporal, pero el impacto futuro es seguro.

El cerebro de un adolescente

No podemos detener el ritmo acelerado de crecimiento que lleva el cerebro de un adolescente, ni tampoco podemos ponerle una cuota a las hormonas que invaden su cuerpo, pero sí podemos enseñar a nuestros adolescentes habilidades socio-emocionales que les ayuden a manejar sus emociones y sus impulsos y a poner en perspectiva sus ideas descabelladas.

Esta invasión de hormonas y crecimiento excesivo del cerebro de un adolescente hacen de las relaciones interpersonales en sus vidas una fuerza de motivación para ellos. Pero si no pueden desarrollar relaciones saludables, algo debe estar interfiriendo y la falta de habilidades socio-emocional es una de las intromisiones más dañinas. Por eso, recomendamos que los padres se familiaricen con el concepto de inteligencia emocional para que puedan ayudar a sus hijos a:

  • Controlar sus impulsos
  • Manejar sus emociones fuertes
  • Tomar decisiones inteligentes
  • Comunicarse bien
  • Adquirir estrategias de resolución de conflictos

El cerebro del adolescente está hecho para aprender. Este deseo de aprender combinado con su deseo intenso de tener relaciones saludables, hace que las habilidades socio-emocionales que enseñes a tus adolescentes tomen raíz. Si deseas aprender más sobre este tema, visita nuestra app de Family Bridges (una vez ahí puedes escoger la versión de Lazos de Familia en español) y allí encontrarás programas que te ayudan a crecer emocionalmente para, que a su vez, puedas ayudar a tus hijos.

QGMG_Reflections_Season7_Ep50

Los adolescentes tienen un deseo intenso de vivir

El cerebro de un adolescente necesita propósito. Esto es debido a que la adolescencia es el periodo en donde el individuo explota con valentía y creatividad. Los adolescentes tienen un deseo intenso de vivir la vida a su máximo y buscar tener más interacción con los demás. El problema es que el extremo énfasis en estas actividades excitantes los hace menos conscientes de los riesgos que llevan ciertos comportamientos. La impulsividad convierte una idea en una acción y ellos, en su exuberancia, no consideran las consecuencias que estas acciones conllevan.

Pero ese deseo de vivir intensamente tiene también una parte positiva, pues están abiertos al cambio y a lo novedoso. Esta pasión por la vida y deseo de aventura puede ser pulida para que sea usada para bien y para abrir sus horizontes. Un padre efectivo puede influenciar a su adolescente a enfocar sus energías en asuntos positivos. La efectividad de un padre se mide por la cantidad de influencia que este tiene sobre él. Mientras más fuerte el apego que tienes con tus hijos, más influencia tendrás sobre ellos.

Así que, acércate a tu adolescente dándole tu tiempo, tu amor y tu respeto y ayúdalo a descubrir las habilidades, talentos e intereses que ellos pueden ofrecerle al mundo. Envuélvelos en actividades comunitarias y vayan juntos en aventuras excitantes. Las aventuras familiares o supervisadas con amigos saludables podrán, a cierto nivel, calmar su ansiedad proveyendo el estímulo que ellos tanto desean, pero sin los riesgos; mientras a la misma vez, también los ayudas a encontrar algo significativo en lo que puedan enfocarse con el propósito de desarrollar una mentalidad saludable hacia la vida. Y de bonificación, el apego que se desarrollara entre ustedes mientras disfrutan estas aventuras, servicio o pasatiempos juntos, disminuirán la fuerza que tiene la influencia de los amigos en sus vidas y fortalecerá la tuya.

Seguridad en el Internet

Es fácil para cualquiera crear una imagen falaz en línea, por lo que necesitamos advertir a nuestros adolescentes el peligro que existe en dar y recibir información de extraños vía Internet. Los medios sociales, con su característica anónima, nos animan a cubrir nuestra realidad. Y si nosotros lo hacemos tan fácilmente, ¿cuánto más los predadores de menores?

Hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a tus hijos a mantener una distancia razonable para su seguridad:

  • Desde pequeños comienza a pedir a tus hijos que se pregunten, ¿qué estoy compartiendo? Y ¿con quién lo estoy compartiendo?
  • Diles que tengan cuidado con los nombres que usan. Por el ejemplo, “sexyass Susie”, es una invitación a los predadores de menores a que te busquen.
  • Advierte a tus hijos a que no usen sus nombres completos, la escuela a la que asisten, fechas de nacimiento, dirección o cualquier información que ayude a una persona a encontrarlos.
  • Explíqueles que los mensajes de textos deben ser solo con personas que conocen en la vida real y no con extraños.
  • Dígales que le avisen a un adulto, inmediatamente, cuando vean que algo no está bien o se sientan incómodos y a bloquear a personas que son “bullies” (acosadores).
  • Recuérdeles también que el Internet puede dañar su reputación, su crédito y, algunas veces, hasta su futuro.

El internet es una herramienta potente que puede usarse para bien, pero también es una fuente de peligro. Advirtamos a nuestros hijos tanto de sus beneficios como de sus peligros.

QGMG_Reflections_Season7_Ep31

Papás, se Parte de la Vida de Su Hija

Un estudio realizado en la Universidad de Canterbury demostró que los padres proveen a sus hijas beneficios únicos con su presencia activa y positiva desde su nacimiento hasta que son adultas. La mayoría de los padres desconocen la importancia de su rol y los resultados de estudios como estos y terminan pasando mucho más tiempo con sus hijos que con sus hijas, especialmente, cuando sus hijas comienzan a convertirse en pre-adolescentes y adolescentes.

Es importante saber que el padre es el primer objeto de amor del sexo opuesto de su hija y este molda, consciente o inconscientemente, su percepción de lo que es aceptable o no en una relación.

Además, el involucramiento directo de un padre en la vida de su hija la va a ayudar a minimizar sus inseguridades y aumentar su confidencia en sus habilidades.

Nunca es tarde, no importa la etapa en la que tu hija se encuentra para hacerte parte de su vida. He aquí algunas sugerencias que te pueden ser de beneficio.

  1. Busca reanudar una comunicación con tu hija
  2. Trata de afirmar sus decisiones mostrando apoyo en vez de criticar excesivamente
  3. Pide perdón, si es necesario, ya que esto muestra respeto y amor, pero también ayuda a sanar cualquier herida que haya sido causada entre los dos.
  4. Disfruta su compañía, aprecia quien es. Recuerda, ella nunca va a ser o actuar como tu hijo varón.

El Cerebro de un Adolescente

El cerebro de un adolescente no es igual al de un adulto, pero con menos millas como muchos piensan. Las baterías del lóbulo frontal del cerebro de un adolescente no están lo suficientemente cargadas todavía. El lóbulo frontal es la parte del cerebro que nos ayuda a  determinar, “¿será esto una buena idea?” Hmm. A los adolescentes les hace falta una substancia blanca que se llama mielina. La mielina se puede comparar a una batería que no está completamente cargada. Pero si tú eres un padre o una madre de chicos adolescentes no debes aterrorizarte porque en unos años este adolescente comenzará de forma milagrosa a considerar las consecuencias de sus acciones.

Las Metas Personales

Las metas personales son importantes y si tienes novio, sus metas no deben contradecir las tuyas.  Debes sentir alarma si las metas de tu novio chocan con las tuyas. Este no puede pedirte que no vayas a la Universidad porque tiene otros planes. Él no puede pedirte que tengan hijos si tienes planes para un internado. Las decisiones grandes de la vida deben ser discutidas y cuando los dos estén listos, tomen juntos el primer paso. Puede que esto no te parezca importante el día de hoy, pero se convertirá en un peñasco. La gente con sueños no cumplidos muestran síntomas de depresión durante algún punto de su vida. Así que afiánzate a tus metas y no abandones tus sueños.

 

La Violencia Emocional

Según un estudio conducido en la Universidad de Miami, cuando las chicas abusan a sus compañeras lo hacen usando tácticas tranquilas y encubiertas. Estas usan la fuerza potente de avergonzar a la otra persona para mostrar su superioridad: aislando, excluyendo, comenzando rumores y denigrando a sus compañeras para mantenerlas en línea.

Los adultos reaccionan con mucha más lentitud a las tácticas maliciosas de las chicas catalogándolas como comportamiento social aceptable solo porque la agresión no es visiblemente violenta. Pero la violencia emocional debe ser condenada con la misma fuerza con la que negamos el amedrento que resulta ser visible y físico.

Es importante que reconozcamos que cuando nuestras chicas buscan ser superiores, haciendo un juego de poder sobre un individuo o grupo de personas aunque no exista violencia en la interacción, esto es un asalto emocional, por lo que debe ser considerado bullying.

Tenga en cuenta que las chicas abusan en grupos o manadas. Y chicas que saben muy bien que este tipo de comportamiento no es aceptable no se oponen por miedo a convertirse en las víctimas.

Cuídese de no usar violencia emocional en su hogar para que sus hijas no piensen que este tipo de comportamiento es aceptable fuera del hogar y corrija cada instancia de superioridad emocional que usted vea a su hija exhibir.

Enseñe a sus hijas a no aceptar que otros las insulten o la avergüencen, sino a que se aparten de amistades dañinas. El antiguo adagio, “Mejor sola, que mal acompañada” resulta ser muy relevante aquí ya que ha sido comprobado una y otra vez, que las malas compañías  corrompen las buenas costumbres. Pero solo cuando nuestras hijas son emocionalmente fuertes pueden ignorar los asaltos, las burlas y los insultos que reciben. No pretenda que este tipo de asalto emocional no va a destruir a sus hijos, mejor abogue por ellos y búsquele ayuda profesional si es necesario.

blog_s6e7