El niño que más necesita amor es el más indeseable

“Imponga consecuencias firmes y razonables si sus hijos ocasionan un daño. Si la intención fue maliciosa o desafiante, procure explorar la raíz del desafío.”
Seguramente, ha escuchado el dicho de que “el niño que más necesita amor es el más indeseable.” Mientras más desafiante se pone un hijo; más amor, comprensión y firmeza necesita. La firmeza está relaciona a las consecuencias que usted imponga a sus hijos por los daños que haya ocasionado.
Desafortunadamente, un padre puede empeorar las cosas en una de dos maneras. Primeramente. con el estilo de su personalidad y segundo, con la estrategia que escoge cuando disciplina. Un padre, por ejemplo, con una personalidad controladora, le quita las opciones a sus hijos cuando comienza a ser demandas constantes de su tiempo y a “ladrar” órdenes quitándole así su independencia. Este tipo de crianza tan estricta hace que su hijo ejerza su deseo de independencia de forma negativa y comience a exhibir señales de rebelión. Por el otro lado, un padre permisivo puede darse, fácilmente, por vencido cuando su hijo se queja o resiste corrección. En este caso el hijo comienza a convertirse en un manipulador por excelencia. La buena noticia es que si el padre reconoce que su personalidad exhibe características de que es, excesivamente, estricto o, excesivamente, permisivo puede superarse si se esfuerza por el bien de los hijos.
La segunda forma de empeorar las cosas es cuando el padre escoge un tipo de disciplina que no es igual a la infracción que ha sido cometida. Por ejemplo, quitar a su hijo el privilegio de su teléfono por el fin de semana puede ser un castigo demasiado extremo si la infracción fue que se le olvidó colgar la toalla después del baño. Así que imponga consecuencias razonables cuando sus hijos ocasionan daño o exhiben comportamientos no deseables. Cuidándose de que lo que está haciendo lo está haciendo con amor, compresión y firmeza.
La raíz de la palabra disciplina es discipulado. La razón por la cual disciplinamos a nuestros hijos es porque deseamos que se conviertan en discípulos de Cristo: “El mandamiento es una lámpara, la enseñanza es una luz y la disciplina es el camino a la vida” (Proverbios 6:23). El que no disciplina con amor, comprensión y firmeza, no está haciendo discípulos. El que disciplina con ira y manipulación está contribuyendo así a la muerte espiritual de sus hijos. Así que discipline a sus hijos como nuestro Padre celestial nos disciplina a nosotros.

Respondiendo a los Hijos con Firmeza

“¿Cómo puede usted responder con amor cuando sus hijos lo decepcionan? No los proteja. Amarlos es dejarlos ser responsables.”

No es lo mismo responder que reaccionar. Muchas veces reaccionamos en vez de responder, pues asumimos que nuestros hijos son perfectos y nunca van a ir en contra de nuestra voluntad o instrucción. Otras veces hacemos lo opuesto y cuando el hijo se rebela o termina haciendo algo que va en contra de nuestros principios, después de reaccionar con enojo nos convertimos en apoyadores. Reaccionar con ira, gritos o enojo es una decisión emocional que no va acompañada de lógica, pero apoyar la falta sin corregir, o permitir que el hijo se atenga a las consecuencias de sus acciones es también un acto ilógico.

Es mejor responder; dar una respuesta o una solución con cordura, amor y firmeza para que haya una resolución. Cuando los hijos hacen cosas que nos decepcionan, nos sentimos obligados a reaccionar con gritos, amenazas e insultos. Todas estas reacciones emocionales terminan siendo absurdas al final, pues solo conducen a una rotura más grande de la relación entre padres e hijos. Si la situación es muy explosiva, puedes decir lo siguiente: “Lo que me estás diciendo es impactante; ahora mismo no sé qué decir o cómo reaccionar. Permite que piense las cosas por unas horas para que hablemos más adelante, calmadamente. ¿Te parece?” Usa las próximas horas para desintoxicarte de tu ira y regresar al lugar de cordura en el cual tu hijo necesita encontrarte. Responder con amor, gracia y firmeza es la tarea más difícil que tendrás como padre, pero al final, el resultado será más fructífero. Puedes por ejemplo decir, “He pensado bien las cosas y primero quiero que sepas cuánto te quiero y cuánto desearía que hayas tomado una decisión diferente. Pero lo hecho, hecho está. Ahora vamos a salir adelante y vamos a enfrentar las consecuencias de nuestras decisiones. Yo voy a estar aquí para darte apoyo mientras tú enfrentas esta situación precaria con toda la valentía que yo sé que tienes.”

Muchas veces olvidamos reaccionar medidamente delante de nuestros hijos. Pero la iglesia está compuesta de familias y usted es el jefe de su familia, por lo que es el pastor de las ovejitas que viven en su hogar. Su reacción, entonces, no debe ir acompañada de enojo o de apatía. Si no sabe cómo responder a sus hijos con firmeza y amor a la misma vez, pida a Dios que le de sabiduría y él se la dará abundantemente y sin reproche (Santiago 1:5). Aun si sus hijos no asisten a la iglesia con usted o se han desviado del camino, debe recordar que el amor es benigno (I Corintios. 13:4).

Relación entre Padres e Hijos

“Cuando los hijos cometen graves errores y se avergüenzan de sus malas decisiones, es importante que hablen con sus padres. Fomente una relación de confianza para que lo busquen en momentos decisivos.”
Desarrollar una relación de confianza con los hijos comienza desde la cuna cuando los vínculos de apego comienzan a formarse. Es aquí que el niño primero aprende que puede depender de sus padres cuando está angustiado. A medida que van creciendo, la disciplina apropiada y los límites que se establecen continúan fortaleciendo esos vínculos, pues el jovencito se da cuenta que la disciplina y los límites han sido establecidos para su protección.
El niño, que ahora se ha convertido en adolescente, debe siempre sentir la presencia de sus padres. Saber que están ahí para amarlo, aceptarlo y guiarlo aun cuando las cosas no van bien, disminuye la depresión y la inseguridad. Mientras más tiempo un adulto pasa con su hijo más apto está el hijo a tomar riesgos. Es importante que tus hijos sepan que estás siempre disponible por si te necesita.
Cuando un hijo está en un aprieto, lo que más necesita es el apoyo de sus padres. Si se ha sentido apoyado en situaciones menos emergentes, entonces, tendrá la valentía de buscarlos en sus momentos decisivos. Nunca es tarde para comenzar a ser un padre más efectivo. Una vez los años de entrenamiento hayan pasado, los padres deben esforzarse en amar y escuchar más que disciplinar y advertir para que la relación entre ellos no se estanque, sino que pueda seguir creciendo.
Cuando estamos en aprietos, Dios quiere que corramos hacia él, pues él es nuestro padre celestial. Él es el padre perfecto y solo él puede rescatarnos. Si queremos ser buenos padres terrenales debemos estar en contacto directo con nuestro padre celestial, de otra forma el trabajo se nos hace agobiante e iremos de fracaso en fracaso. En Malaquías 3:17 Dios nos dice, “Y serán para mí especial Tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actué; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve.” Procura ser el tipo de padre terrenal que recuerde a sus hijos el amor y la misericordia del padre celestial.

El costo de hablar vs. el costo del silencio

Miles de niños son abusados cada año innecesariamente porque los adultos en su vida rehusaron creerle cuando primero ellos dieron la alarma o porque simplemente se sintieron impotentes ante esta realidad y no supieron o pudieron dar la cara.

Existen varias razones por la cual estos adultos no salen a la defensa de niños inocentes que están experimentando abuso. Estas razones no son de ninguna manera una excusa valida que defienden su cobardía, especialmente ante los ojos de las víctimas que dependían de ellos para su bienestar. Pero sí vale la pena entenderlas en caso de que seamos nosotros un día que estemos en la situación ante la que millones de adultos han estado y fallado miserablemente.

La primera razón son los sentimientos que los inundan y abruman. Si el adulto ha experimentado abuso en su niñez (1 de cada 3 niñas y 1 de cada 6 niños ha recibido algún tipo de abuso). El adulto que ha estado teniendo su lucha propia personal por muchos años y hasta a aprendido a negar su propia realidad muchas veces no puede lidiar con los sentimientos que lo inundan una vez se entera que esto le está sucediendo a alguien que ellos deberían estar protegiendo.

La segunda razón es usualmente la tendencia que tenemos como humanos de categorizar a las personas y ponerlos bajo ciertos estereotípicos. Decimos que esa persona es una buena persona debido a que ayuda a los pobres, es responsable, o va a la iglesia y no nos damos cuenta que aún una persona que consideramos “buena” es capaz de hacer lo inconcebible. Estos estereotípicos no nos permiten reconocer riesgos reales. Pero es necesario recordar que es muy raro que el abusador sea la persona repulsiva que todos sospechamos.

La tercera razón tiene que ver con el costo de hablar vs. el costo del silencio. Una señora muy amable, amiga de mi madre descubrió que su esposo estaba abusando sexualmente a una menor, ella con dolor en su corazón reporto el abuso. Su esposo, a quien ella amaba y de quien dependía, fue enviado a la cárcel. Yo me imagino que esto ha sido una fuente de mucho dolor para ella. Pero ella está entre la minoría de personas con capacidad de ver las cosas en blanco y negro. La mayoría de las personas no tienen la capacidad de ver las cosas claramente y terminan lamentablemente escogiendo el silencio porque temen pagar el alto precio que requiere el hablar.

Existen muchas otras razones por la cual permanecemos callados. Aprendamos cuales son estas razones para cuando nos toque a nosotros hacer la diferencia no seamos cobardes como la mayoría. Hay que determinar en el corazón de ante mano ser valiente, de otra forma revertiremos a nuestra naturaleza cobarde.

Reflexion_S5E7.png

El cerebro de un adolescente

No podemos detener el ritmo acelerado de crecimiento que lleva el cerebro de un adolescente, ni tampoco podemos ponerle una cuota a las hormonas que invaden su cuerpo, pero sí podemos enseñar a nuestros adolescentes habilidades socio-emocionales que les ayuden a manejar sus emociones y sus impulsos y a poner en perspectiva sus ideas descabelladas.

Esta invasión de hormonas y crecimiento excesivo del cerebro de un adolescente hacen de las relaciones interpersonales en sus vidas una fuerza de motivación para ellos. Pero si no pueden desarrollar relaciones saludables, algo debe estar interfiriendo y la falta de habilidades socio-emocional es una de las intromisiones más dañinas. Por eso, recomendamos que los padres se familiaricen con el concepto de inteligencia emocional para que puedan ayudar a sus hijos a:

  • Controlar sus impulsos
  • Manejar sus emociones fuertes
  • Tomar decisiones inteligentes
  • Comunicarse bien
  • Adquirir estrategias de resolución de conflictos

El cerebro del adolescente está hecho para aprender. Este deseo de aprender combinado con su deseo intenso de tener relaciones saludables, hace que las habilidades socio-emocionales que enseñes a tus adolescentes tomen raíz. Si deseas aprender más sobre este tema, visita nuestra app de Family Bridges (una vez ahí puedes escoger la versión de Lazos de Familia en español) y allí encontrarás programas que te ayudan a crecer emocionalmente para, que a su vez, puedas ayudar a tus hijos.

QGMG_Reflections_Season7_Ep50

Los adolescentes tienen un deseo intenso de vivir

El cerebro de un adolescente necesita propósito. Esto es debido a que la adolescencia es el periodo en donde el individuo explota con valentía y creatividad. Los adolescentes tienen un deseo intenso de vivir la vida a su máximo y buscar tener más interacción con los demás. El problema es que el extremo énfasis en estas actividades excitantes los hace menos conscientes de los riesgos que llevan ciertos comportamientos. La impulsividad convierte una idea en una acción y ellos, en su exuberancia, no consideran las consecuencias que estas acciones conllevan.

Pero ese deseo de vivir intensamente tiene también una parte positiva, pues están abiertos al cambio y a lo novedoso. Esta pasión por la vida y deseo de aventura puede ser pulida para que sea usada para bien y para abrir sus horizontes. Un padre efectivo puede influenciar a su adolescente a enfocar sus energías en asuntos positivos. La efectividad de un padre se mide por la cantidad de influencia que este tiene sobre él. Mientras más fuerte el apego que tienes con tus hijos, más influencia tendrás sobre ellos.

Así que, acércate a tu adolescente dándole tu tiempo, tu amor y tu respeto y ayúdalo a descubrir las habilidades, talentos e intereses que ellos pueden ofrecerle al mundo. Envuélvelos en actividades comunitarias y vayan juntos en aventuras excitantes. Las aventuras familiares o supervisadas con amigos saludables podrán, a cierto nivel, calmar su ansiedad proveyendo el estímulo que ellos tanto desean, pero sin los riesgos; mientras a la misma vez, también los ayudas a encontrar algo significativo en lo que puedan enfocarse con el propósito de desarrollar una mentalidad saludable hacia la vida. Y de bonificación, el apego que se desarrollara entre ustedes mientras disfrutan estas aventuras, servicio o pasatiempos juntos, disminuirán la fuerza que tiene la influencia de los amigos en sus vidas y fortalecerá la tuya.

Cuando nuestros hijos tienen amigos de mala influencia

En tanto se nos haga posible, debemos cuidar a nuestros hijos de malas influencias, pues se ha comprobado que los niños y jovencitos toman mayores riesgos cuando se juntan con sus amigos.  No sé si te ha pasado, pero he visto cómo, simbólicamente, se les levantan las antenas a algunos padres y se ponen muy sospechosos cuando sus hijos están juntándose con personas de carácter cuestionable. El centro del cerebro encargado de hacernos sentir satisfechos se sobre motiva cuando los amigos se juntan y, ya sea, por experiencia propia de nuestra niñez o por puro presentimiento, cuando nosotros observamos que alguien de mala reputación se acera a nuestros hijos, buscamos liberarlos de las garras de estas malas amistades.

Los chicos que más mal influyen son los que buscan la popularidad. Mientras más populares desean ser, más agresivos se ponen. Pues ven esta agresión como una forma de mantener su estatus social. Mantente bien alerta y se bien específico cuando hables a tus hijos de sus amigos, diciéndole, por ejemplo, “cuando Carlitos viene, juegan muchos juegos violentos de video por lo que me gustaría que te juntes menos con él.” Gracias a Dios, los hijos cuentan con sus padres a que demanden que sus amigos tengan estándares altos y si tú no estás de acuerdo con una amistad debes interferir de inmediato, especialmente si tu hijo es menor de 13 años. Toda edad es apropiada para hablar con tus hijos de sus amistades, pero los niños menores de 13 años admiran y hasta adoran a sus padres buscando agradarlos haciéndose más susceptible a la influencia que sus padres tienen sobre ellos.

¡Así que habla a tus hijos de sus amigos! Aunque no lo creas lo que dices a tus hijos tendrá un impacto muy profundo en sus vidas.

QGMG_Reflections_Season7_Ep47

No pierdas tu tiempo con el chico equivocado

Cuando primero conocemos a alguien, es imposible saber quién es en realidad, por lo que naturalmente, basamos nuestra primera impresión en su apariencia física.  Esta primera impresión con el tiempo y la variedad de contextos en las que nos encontramos va madurando, gracias a la revelación personal que ocurre entre los dos. Una relación que se desarrolla, naturalmente, resulta ser mucho más fuerte que las que se desarrollan bajo la presión sexual con sus percepciones irrealistas manejadas por hormonas o por necesidades personales.

Es por esta razón que debemos establecer límites claros y mantener los ojos bien abiertos cuando conocemos a alguien y deseamos comenzar una relación romántica con él/ella. Es difícil separar el corazón de la cabeza cuando nos enamoramos, pero el verdadero amor piensa.

Proverbios 4:23 dice “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él emana la vida.” Del corazón emana la vida, por lo que debemos guardarlo como un soldado guarda el tesoro que le ha sido encomendado. Como guardas de este tesoro procedemos con cautela y si este está bajo ataque lo cubrimos pues tenemos que rendir cuentas al que nos lo ha encomendado.

No pierdas tu tiempo con el chico equivocado. Muchas veces sabemos que un chico no vale la pena, pero aun así estamos resueltos a perseguir la relación e ignoramos sus tendencias narcisistas y egoístas por que el chico es buen mozo, inteligente o exitoso. El problema es que estas características no son permanentes; una persona puede, fácilmente, perder su trabajo o envejecer y perder su belleza física. Sin embargo, el carácter permanece. Escoge a alguien de carácter íntegro porque el carácter no cambia.

QGMG_Reflections_Season7_Ep36

Hijos que manipulan

Los hijos vienen con el conocimiento innato de cómo manipular a sus padres. Puedes estar seguro que tu hijo sabe lo que tiene que hacer para que lo dejes en paz o para obtener lo que quiere. Cierto encanto de parte de tus hijos para salirse con la suya es inofensivo. Pero otras veces no es apropiado. Como cuando tu hijo ha demostrado debilidad de carácter en el pasado y ahora quiere hacer algo que le has prohibido hacer debido a su actitud en una situación similar pasada, o cuando tu hijo o hija trata de crear disensión entre tu esposo/a y tú para salirse con la suya.

Un padre debe estar alerto a estos comportamientos porque estos encantos se convierten en manipulación y esta manipulación se convierte en un juego de control. En esencia, tu hijo está diciendo que si no haces lo que él dice vas a tener que enfrentarte a su mal comportamiento.

En esta situación, el hijo tratará de gritar o intimidar a su padre o madre cuando responde. El padre en vez de gritar y convertir la situación en una pelea sobre quien puede gritar más debe nombrar el problema directamente y con voz calmada decir simplemente: “Me estás tratando de intimidar con ese tono de voz. Este asunto no lo podemos discutir hasta que no te calmes.” No digas nada más. Más adelante vuelve a expresar tus deseos sin dar a tu hijo la impresión de que estás buscando su opinión.

El proverbio dice: “Porque el mandamiento es lámpara y la enseñanza es luz y el camino de vida las reprensiones que te instruyen” (Proverbio 6:23). Así que no te desanimes pues estás haciendo un bien a tus hijos cuando te concentras en una disciplina sabia (no airada) y no permitas que te manipulen o dividan tu relación con tu pareja.

QGMG_Reflections_Season7_Ep35

Seguridad en el Internet

Es fácil para cualquiera crear una imagen falaz en línea, por lo que necesitamos advertir a nuestros adolescentes el peligro que existe en dar y recibir información de extraños vía Internet. Los medios sociales, con su característica anónima, nos animan a cubrir nuestra realidad. Y si nosotros lo hacemos tan fácilmente, ¿cuánto más los predadores de menores?

Hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a tus hijos a mantener una distancia razonable para su seguridad:

  • Desde pequeños comienza a pedir a tus hijos que se pregunten, ¿qué estoy compartiendo? Y ¿con quién lo estoy compartiendo?
  • Diles que tengan cuidado con los nombres que usan. Por el ejemplo, “sexyass Susie”, es una invitación a los predadores de menores a que te busquen.
  • Advierte a tus hijos a que no usen sus nombres completos, la escuela a la que asisten, fechas de nacimiento, dirección o cualquier información que ayude a una persona a encontrarlos.
  • Explíqueles que los mensajes de textos deben ser solo con personas que conocen en la vida real y no con extraños.
  • Dígales que le avisen a un adulto, inmediatamente, cuando vean que algo no está bien o se sientan incómodos y a bloquear a personas que son “bullies” (acosadores).
  • Recuérdeles también que el Internet puede dañar su reputación, su crédito y, algunas veces, hasta su futuro.

El internet es una herramienta potente que puede usarse para bien, pero también es una fuente de peligro. Advirtamos a nuestros hijos tanto de sus beneficios como de sus peligros.

QGMG_Reflections_Season7_Ep31

Las Ventajas y el Peligro del Internet

Una chica pasó su entrevista de admisión con el rector de la universidad a la que deseaba ir con mucho éxito. Después de haberle dado todas las respuestas correctas y entregarle todo su expediente académico lleno de honores, el rector le dijo, “ahora vamos a ver en Facebook para ver cómo eres en realidad.”

Es fácil para cualquiera crear una imagen falsa en línea por lo que necesitamos advertir a nuestros adolescentes el peligro que existe en dar y recibir información de extraños vía Internet. Los medios sociales con su característica anónima nos animan a cubrir  nuestra realidad. Y si nosotros lo hacemos tan fácilmente, ¿cuánto no más los predadores de menores?

Hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a tus hijos a mantener una distancia razonable para su seguridad:

  • Desde pequeños comienza a pedir a tus hijos que se pregunten, ¿qué estoy compartiendo? Y ¿con quién lo estoy compartiendo?
  • Diles que tengan cuidado con los nombres que usan. Por el ejemplo, sexyass Susie es una invitación a los predadores de menores a que te busquen.
  • Advierte a tus hijos para que no usen sus nombres completos, la escuela a la que asisten, fechas de nacimiento, dirección o cualquier información que ayude a una persona a encontrarlos.
  • Explíqueles que los mensajes de textos deben ser solo con personas que conocen en la vida real y no con extraños.
  • Dígales que le avisen a un adulto, inmediatamente, cuando vean que algo no está bien o se sientan incómodos y a bloquear a personas que son “bullies” (acosadores).
  • Recuérdeles también que el Internet puede dañar su reputación, su crédito y algunas veces hasta su futuro.

El internet es una herramienta potente que puede usarse para bien, pero también es una fuente de peligro. Advirtamos a nuestros hijos tanto de sus beneficios como de sus peligros.

qgmg_reflections_season7_ep20

Los Adolescentes Tienen Un Deseo Intenso de Vivir

El cerebro de un adolescente necesita propósito. Esto es debido a que la adolescencia es el período en donde el individuo explota con valentía y creatividad. Los adolescentes tienen un deseo intenso de vivir la vida a su máximo y buscar tener más interacción con los demás. El problema es que el extremo énfasis en estas actividades excitantes los hacen menos conscientes de los riesgos que llevan ciertos comportamientos. La impulsividad convierte una idea en una acción y ellos en su exuberancia no consideran las consecuencias que estas acciones conllevan.

Pero ese deseo de vivir intensamente tiene también una parte positiva pues están abiertos al cambio y a lo novedoso. Esta pasión por la vida y deseo de aventura puede ser pulida para que sea usada para bien y para abrir sus horizontes. Un padre efectivo puede influenciar a su adolescente a enfocar sus energías en asuntos positivos. La efectividad de un padre se mide por la cantidad de influencia que este tiene sobre él. Mientras más fuerte el apego que tienes con tus hijos más influencia tendrás sobre ellos.

Así que, acércate a tu adolescente dándole tu tiempo, tu amor y tu respeto y ayúdalo a descubrir las habilidades, talentos e intereses que ellos pueden ofrecerle al mundo. Envuélvelos en actividades comunitarias y vayan juntos en aventuras excitantes. Las aventuras familiares o supervisadas con amigos saludables podrán, a cierto nivel, calmar su ansiedad proveyendo la motivación que ellos tanto desean, pero sin los riesgos; mientras, a la misma vez, también los ayudas a encontrar algo significativo en lo que puedan enfocarse con el propósito de desarrollar una mentalidad saludable hacia la vida. Y de bonificación, el apego que se desarrollara entre ustedes mientras disfrutan estas aventuras, servicio o pasatiempos juntos, disminuirán la fuerza que tiene la influencia de los amigos en sus vidas y fortalecerá la tuya.

qgmg_reflections_season7_ep7

Papás, se Parte de la Vida de Su Hija

Un estudio realizado en la Universidad de Canterbury demostró que los padres proveen a sus hijas beneficios únicos con su presencia activa y positiva desde su nacimiento hasta que son adultas. La mayoría de los padres desconocen la importancia de su rol y los resultados de estudios como estos y terminan pasando mucho más tiempo con sus hijos que con sus hijas, especialmente, cuando sus hijas comienzan a convertirse en pre-adolescentes y adolescentes.

Es importante saber que el padre es el primer objeto de amor del sexo opuesto de su hija y este molda, consciente o inconscientemente, su percepción de lo que es aceptable o no en una relación.

Además, el involucramiento directo de un padre en la vida de su hija la va a ayudar a minimizar sus inseguridades y aumentar su confidencia en sus habilidades.

Nunca es tarde, no importa la etapa en la que tu hija se encuentra para hacerte parte de su vida. He aquí algunas sugerencias que te pueden ser de beneficio.

  1. Busca reanudar una comunicación con tu hija
  2. Trata de afirmar sus decisiones mostrando apoyo en vez de criticar excesivamente
  3. Pide perdón, si es necesario, ya que esto muestra respeto y amor, pero también ayuda a sanar cualquier herida que haya sido causada entre los dos.
  4. Disfruta su compañía, aprecia quien es. Recuerda, ella nunca va a ser o actuar como tu hijo varón.

El Cerebro de un Adolescente

El cerebro de un adolescente no es igual al de un adulto, pero con menos millas como muchos piensan. Las baterías del lóbulo frontal del cerebro de un adolescente no están lo suficientemente cargadas todavía. El lóbulo frontal es la parte del cerebro que nos ayuda a  determinar, “¿será esto una buena idea?” Hmm. A los adolescentes les hace falta una substancia blanca que se llama mielina. La mielina se puede comparar a una batería que no está completamente cargada. Pero si tú eres un padre o una madre de chicos adolescentes no debes aterrorizarte porque en unos años este adolescente comenzará de forma milagrosa a considerar las consecuencias de sus acciones.

Los Adolescentes y la Tecnología

Los beneficios de los teléfonos celulares para los adolescentes son muchos, pero la única forma en la  que pueden cosechar esos beneficios es si los padres están dispuestos a establecer guías y límites. Adolescentes que no reciben supervisión en esta área de sus vidas, terminan sintiéndose ansiosos, distraídos en la escuela, con bajas calificaciones, estrés y privación de sueño. Michael Hausauer, un psicoterapeuta de Oakland, California, ha observado que si los padres no están guiando a sus adolescentes, el “texting” y las demás redes sociales van de una promesa de conexión y compañerismo a la realidad de un adolescente aterrado y expuesto. Es que en las manos de un muchacho que no está recibiendo orientación, el teléfono celular puede convertirse en un arma silenciosa.

Recuerda que a medida que tu adolescente comienza a desarrollar agresivamente su identidad y necesidad de independencia, sus amigos comienzan a tener, considerablemente, más influencia en sus decisiones. Contrarresta esta presión enseñándolos que tienen el poder de decir que no a cualquier mensaje sugestivo, foto o video.

Enseña a tus adolescentes la importancia de la modestia para la imagen personal. Diles que los mensajes y fotografías del pasado pueden ser expuestos públicamente causando mucha humillación en el futuro. Además, debes recordarles que los mensajes de texto no son completamente privados ya que cualquier maestro, padre o director académico puede tener contacto con el teléfono celular de la otra persona (y el tuyo) y ver las fotos. Puedes también advertirles que algunos de estos avances coquetos pueden alcanzar la definición legal de la pornografía infantil.

Si vas a dar a tu hijo un teléfono, instrúyelo a usarlo correctamente. Después de todo no le darías una licencia de manejar sin primero darle lecciones de guiar e instrucción sobre las leyes de tráfico. Si lo instruyes, ese teléfono se convertirá en una herramienta positiva en vez de un arma silenciosa.