Padres que Facilitan las Adicciones de Menores

Aproximadamente, 1.3 millones de menores, entre las edades de 13 a 17 años, son adictos a alguna substancia ilegal y solamente unos 150,000 reciben la ayuda necesaria para luchar en contra de su adicción. Este problema se extiende una vez estos jóvenes se convierten en adultos, por lo que un 10% de personas de 12 años en adelante son adictos a alguna droga. Esto es, en su totalidad, unos 23.5 millones de personas en los Estados Unidos. El trabajo de los padres debe ser el de ayudar a los hijos a escapar estas cifras deprimentes, no facilitar.

El Centro de OceanFront Recovery da las siguientes sugerencias para que los padres no se involucren en comportamientos que facilitan la drogadicción de sus hijos:

  1. No ignores el comportamiento arriesgado que tus hijos exhiben.
  2. Si tus hijos son mayores de edad, no los dejes vivir en tu casa sin tener que pagar renta.
  3. Si sospechas que tu hijo está consumiendo drogas, asegúrate de que hayas delineado las consecuencias y que estas les queden bien claras.
  4. Si tus hijos luchan con las drogas, no los dejes solos en la casa.
  5. No lleves a tus hijos y a sus amigos a fiestas u otros lugares cuestionables.
  6. No mientas para cubrir a tus hijos.
  7. Si sabes que tu hijo ha consumido alcohol o droga no lo niegues.
  8. No cubras sus errores o problemas.
  9. No ofrezcan un exceso de confianza inmerecida.
  10. No tengas miedo de ser estricto, si es necesario.
  11. No ignores las señales o rehúses hablar de ella.
  12. No culpes a otros por la adicción.
  13. No des dinero a tus hijos para cubrir sus deudas.
  14. No pagues sus multas o fianzas para que salgan de la cárcel.
  15. No limpies el desastre que dejan.
  16. No trates de convencer a sus parejas que se queden con ellos.

Ten presente que tus hijos adictos pueden convertir ese amor que tienes por ellos en miedo para controlarte. Se fuerte con ellos y busca ayuda profesional, si es necesario.

Reflexion30_instagram

Entre Todos los Asuntos, la Comunicación es el más Maravilloso

La comunicación ha existido desde que el ser humano hizo su marca en la historia y aun antes de que el primer cuneiforme fuera registrado. Sin embargo, el alboroto que el tema de la comunicación ha causado no comenzó hasta el siglo 20 cuando los científicos sociales comenzaron a estudiar su proceso y metodología. John Dewey el famoso filósofo, psicólogo y educador americano declaró en su libro El Público y sus Problemas publicado en el 1927, “la comunicación puede crear una gran comunidad” y “de entre todos los asuntos, la comunicación es el más maravilloso.” El consideraba la comunicación el más alto de las artes de la vida porque, es por medio de la comunicación, que hacemos de nuestras experiencias compartidas algo especial y significativo. Muchos han tomado las teorías abstractas de Dewey y se han dado a la tarea de desarrollar pasos concretos que puedan ayudar a la sociedad y a los individuos a mejorar su relación por medio de la comunicación.

Todos sabemos que las relaciones no existen en un vacío. Una relación se forja entre dos seres humanos cuyas emociones los unen, pero cada uno trae su historia, experiencias y valores. La empatía y la previsión de las que hablaba Dewey, verdaderamente, sostienen a estas dos personas diferentes y las unen de forma saludable.  Sin ella una montaña puede crecer del más pequeño grano.

Aunque no esté de acuerdo con todas las teorías de Dewey, sí te invito a que tomes esta perspectiva positiva de la comunicación y te des a la tarea de mejorar tu diálogo personal y profesional. No importa cuán especial sea nuestra relación, la comunicación es algo que nunca podemos tomar de concedido. Siempre hay espacio para crecer y mejorar la forma de comunicarnos.  Recuerda las palabras del sabio, “manzana de oro con figuras de plata es la palabra dicha como conviene.” Muestra empatía y previsión hacia tu pareja y desarrollarás una relación fuerte y saludable.

Refelxion29_instagram

¿Te Persiguen las Personas sin Escrúpulos?

Existen personas que demuestran su maldad de forma sutil y otras que cruelmente demuestran con acciones tangibles la maldad que reside en su corazón. En esta escena vemos la conspiración que da vida a los planes malvados de una “ganga” de personas sin escrúpulos. Tú puede que hayas sido la niña que en el patio de la escuela fue víctima de la burla de los otros niños. En la ganga escolar, usualmente, hay un líder que anima a los demás niños a que se alegren del infortunio de los demás y se burlen de ellos sin misericordia. Desafortunadamente, esta escena desagradable no se queda en los patios escolares, sino que se traslada a nuestros sitios de trabajo, las salas de conferencias, las calles metropolitanas, las iglesias, etc. Algunos de ustedes pueden testificar que los malos les persiguen. Estas personas no son producto de tu imaginación, son reales y parece que te persiguen para zarandearte.

Samantha Fey, en su artículo 7 Formas de Protegerte de Personas Malas, de la famosa plataforma beliefnet define lo que ella considera es una persona mala: “Las personas malvadas no aceptan responsabilidad por sus acciones. Les falta empatía y disfrutan manipular a los demás. Culpan a otros por sus faltas. Tienen una imagen exagerada de sí mismas. Pretenden ser buenos y altruistas, pero todo esto es apariencia. La gente malvada tiende a ser avariciosa y egoísta con su dinero y posesiones. Son malignos y narcisistas que les gusta hacer como que el mundo gira alrededor de ellos. Y son mentirosos”.

Te instamos a que, si estos malos te persiguen, no te unas a ellos. No te hagas parte de su círculo, no consientas sus fantasías y planes malvados, no les busques el lado. Ni siquiera pretendas ser su amigo. Pues a su lado no encontrarás felicidad, ni satisfacción. Recuerda el consejo de David, el rey de antaño del reino de Judá, cuando escribió en uno de sus más famosos versos, “Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores, ni cultiva la amistad de los blasfemos.”  Si David hubiese sido amigo de estos malvados en Facebook, hace tiempo que se hubiese desconectado. No se hubiera unido a ellos en el patio escolar y mucho menos se hubiese encompinchado con ellos en el lugar laboral. Por tu bien y el de los tuyos, aléjate de personas malas.

Reflexion28_instagram

Disfruta el lunes y Deja de Esperar el domingo

Una de las razones por las que me gusta enseñar a niños de 8 a 10 años es porque disfrutan mucho el proceso. Cuando están jugando o trabajando en un proyecto, sus mentes no están, necesariamente, concentradas en el resultado, pero sí en el momento. Para ellos el proceso es más importante que el resultado. Esa habilidad de infundir todo lo que hacen con el arte de estar en el presente los hace sentirse más conectados y como resultado son mucho más exitosos. Dile a un adulto si desea ir de caminata por la naturaleza y te dirá “hagámoslo mañana”, díselo a un niño y verás que brincará de alegría y deseará hacerlo ahora.  El adulto cuando determina ir en dicha caminata se queja del calor, los mosquitos y el cansancio; el niño, a menos que esté deshidratado, brinca y salta buscando animalitos y chorros de agua, disfrutando la caminata con admiración absoluta.

Todo lo que hacemos, sea positivo o negativo, puede contribuir mucho más a nuestro carácter cuando vivimos el presente en su totalidad. En vez de desear que las cosas vuelvan a hacer como antes o que hoy no sea hoy, sino mañana trayendo así estrés a nuestras vidas, mejor busquemos aceptar que hoy es hoy y ahora es ahora.

Disfruta tu lunes y deja de esperar al domingo. Aprecia tu jornada, aprecia la maravilla de la vida y el milagro de estar vivo cada segundo. No necesitas nada para ser completo. Eres completo con lo que tienes ahora. Vive la temporada que se te ha regalado con gratitud y aprende a ser como los niños que saben disfrutar el momento y el proceso porque como dijo el sabio, “todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo”.

Reflexion27_facebook.PNG

La Verdad Sobre la Compatibilidad

No existen dos personas que son iguales. Todos tenemos un intelecto, personalidad e intereses diferentes a los demás. Es debido a estas diferencias que la mayoría de las relaciones románticas sobreviven de una dosis robusta de compromisos diarios. Pero cuando uno en la relación ha perdido la habilidad de tolerar las diferencias e incompatibilidades que existen entre ellos, entonces se acaba el aire y la relación termina. En nuestra historia, Robert se dio cuenta que él no podía vivir una vida entera tolerando el estilo financiero indisciplinado de Grace y Grace no estaba dispuesta a someterse a la disciplina financiera de la que Robert prefiere regirse.

Al contrario de Robert y Grace, cuando las personas alcanzan el nivel de desear vivir en esta tensión por el resto de sus vidas y se casan, es porque ya han determinado, basados en sus interacciones repetidas que sí pueden tolerarse el uno al otro y que las pequeñas inconveniencias y los compromisos diarios valen la pena. Ellos ya saben que en 20 años no van a ser la misma persona que son hoy pues la vida nos cambia a todos, pero aun así están dispuestos a hacer los sacrificios necesarios para llegar a ser algún día almas gemelas.

Tu felicidad emocional, mental y física depende de las decisiones que tomas hoy, especialmente, en el ámbito romántico. Si escoges quedarte con alguien solo porque se llevan bien o con quien compartes sentimientos especiales, encontrarás decepción. Pero si estás dispuesto a crecer y a sacrificarte por ese alguien por quien tienes sentimientos especiales por el resto de tu vida, entonces sabrás que has encontrado algo especial por lo que vale la pena luchar.

Reflexion26_Instagram

No Siempre se Puede Confiar, Pero siempre se Debe Perdonar

Si has vivido abandono, traición o engaño sabes muy bien que las heridas causadas no son fáciles de curar. Se quedan tatuadas en el alma para servirnos de recordatorio de que los seres humanos no son siempre confiables. No es extraño escuchar a alguien hablar sobre el abandono que sufrió de pequeño cuando uno de sus padres se desapareció de su vida; o el dolor que vivió una persona a causa de una traición amorosa o de una mentira que creyó ingenuamente. Un abandono rompe los vínculos emocionales esenciales para la sobrevivencia y esto pasa más a menudo en nuestra sociedad de lo que estamos dispuestos a admitir.

Dependiendo de la situación, la confianza se puede reestablecer, pero el proceso es largo. Es importante entender que ningún ser humano en este mundo puede alcanzar perfección. ¡Esto simplemente no va a ocurrir! Por lo que para el beneficio de nuestra salud emocional tenemos que estar dispuestos a perdonar y a aprender a confiar de nuevo. En las palabras del autor Gary Thomas, los demás van a “pecar” en contra nuestra y nos van a herir. Cuando esto suceda tenemos una decisión que tomar: podemos entregarnos a nuestro dolor, resentimiento y amargura, o podemos crecer y aprender una lección más en el arte de perdonar y ser perdonado.

Para reparar una relación se necesita no solo que haya perdón, sino también que la confianza perdida sea restaurada. La confianza es la pega que mantiene una relación funcionado. La confianza primero se regala en una relación como parte de un código social tácito, pero a medida que conocemos a esa persona esta confianza se afianza o se debilita. Si la persona te ha herido tanto que no puedes confiar en ella, entonces, busca perdonar al ser querido setenta veces siete y pon tu confianza en Dios quien es el único que puede mostrarte cuál camino tomar.

Cuando la persona perdida en tu vida viene en busca de reconciliación es difícil darle la oportunidad de redimir sus acciones pasadas, por lo que al principio debes mantenerlos al margen para ver cuán tan real es su sinceridad. Pero aun cuando te cuesta darles tu confianza, sí puedes perdonar. Recuerda lo que dice Jesús en Mateo 6:14, “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará a vosotros.”

Restaurando una Relación Perdida

Imagínate el desprecio que algunas personas pueden sentir cuando después de muchos años de haber sido abandonados en una relación, la persona que se fue vuelve en busca la reconciliación y el perdón. No es difícil ver cómo la persona que fue abandonada tiene el derecho de rehusar ser parte de la renovación de esta relación. El problema es que este desprecio puede mantenerte atascado en un patrón emocional muy tóxico.  Estos sentimientos del pasado con los que no has lidiado, inevitablemente, van a deformar tu carácter y a inmiscuirse sutilmente en tus demás relaciones, por lo que es necesario lidiar con ellos con gran ligereza.

Esto no significa que vas a abrir las puertas de tu casa y tu corazón al extraño que te hirió. Solo estamos sugiriendo que los escuches con el corazón y los perdones para que puedas moverte hacia adelante.

Para la persona que se fue: No existe valor en una relación si no se escucha con el corazón. Busca escuchar las opiniones y los sentimientos de la persona que has herido. Aguántate tus opiniones y busca, realmente, entender el dolor y la desesperación que la otra persona ha tenido que soportar. No trates de defender lo indefendible. Esto solo va a prender de nuevo el fuego de rencor que tan desesperadamente estás tratando de apagar. Preséntate a la vida de la persona cuya relación buscas restaurar con humildad y verdadero arrepentimiento y no esperes el reencuentro de las novelas. Si eres sincero demostrarás con el tiempo y la paciencia que tus intenciones son sinceras y que tu arrepentimiento es genuino.

Cuando tus Hijos están Fueras de Sí

Vivo en la Florida, donde la temporada de huracán dura desde el primero de junio hasta noviembre 30. Para sobrevivir estos seis meses todo hogar debe tener un plan de contingencia: ¿Qué vamos a hacer en caso de un huracán? ¿Dónde vamos a ir si la tormenta es categoría 4 o 5? ¿Cuáles son los materiales necesarios para quedarse en casa (agua, velas, medicina, baterías, botellas de agua, agua para los baños, generadores, etc.) ¿Cuándo se van a poner las contraventanas? Si es necesario evacuar, ¿qué necesita cada miembro de la familia llevar consigo? ¿Qué vamos a hacer con nuestra mascota? etc. Es necesario planear cómo mantener a la familia segura y cómo minimizar daño a la casa, a las posesiones, etc.

Imagínate la relación entre adolescentes y sus padres como una temporada de tormenta y para esta temporada los adultos deben estar bien preparados con un plan claro de contingencia, a mano, ya que puede que entren en una etapa de inseguridad que va a remover hasta los mismos cimientos de su relación. Peleas y conflictos surgen que nunca habían ocurrido antes, falta de comunicación y desvíos en la forma en la que con tanto trabajo crió al que ahora es su adolescente.

Existen varios factores que determinan la intensidad de la tormenta que se aproxima entre padres e hijos adolescentes (especialmente, entre madres e hijas como vimos en la actuación entre Mari y Shakira).  Entre ellas está el temperamento de los dos: si los dos son volátiles está claro que las peleas serán más intensas que si uno de los dos o los dos son personas mas calmadas. Segundo, ¿cuáles son las situaciones externas que causan estrés? (piensa en la estabilidad de la relación entre los padres del adolescente; la situación financiera del hogar y el estrés que este pueda estar causando en la familia; las calificaciones del hijo o hija o alguna enfermedad en la familia, etc.). Tercero, existen límites firmes entre padres e hijos (¿sabe cada uno cuál es su lugar y se respetan el uno al otro?). Cuarto, ¿existe algo en la familia de origen de los padres que esté sirviendo de detonante?, como la pérdida de un padre o una experiencia traumática en la vida del adulto.

Debido a que muchos factores vienen a colación durante este periodo de incertidumbre, es mejor que cuando estemos en un estado de alta sensibilidad emocional sigamos protocolos, como esos que seguimos en caso de tormenta. Los policías, bomberos y pilotos también siguen protocolo en caso de emergencia en vez de dejarse llevar por sus emociones.  Por lo que, cuando tus hijos exhiben un nivel alto emocional en vez de seguir la emoción, es más apto seguir el protocolo que tienes preparado para cuando ciertas cosas ocurren. Si no tienes uno y eres padre de adolescentes, es hora de que lo hagas. Vale la pena pasar unas horas con tu pareja haciendo un plan para cuando tus hijos hagan cosas inexplicables que luego actuar alarmados cuando la emergencia ocurra.

Nuestros hijos responden con mucha más positividad a nuestros pedidos cuando no estamos siendo reactivos. Peleando sobre el estilo de pelo es contraproducente. Cuando tus hijos estén fuera de sí, hazte las siguientes preguntas: ¿Es malo para su salud? ¿Va a afectar sus calificaciones? ¿Va a destruir o afectar su futuro? Si tu respuesta es no a estas tres preguntas, lo mejor es dejar de pelear o argumentar sobre el asunto y seguir calmadamente el protocolo que de antemano ya haz planeado.

Me Debe Importar lo que Mis Padres Piensan de mi Novio/a

¿Te imaginas si te sientas con tus padres un día y les preguntas, sinceramente, si están de acuerdo con tu relación romántica? ¿Si les cae bien o no tu novio/a?  ¿Y le das seguimiento a la pregunta, con un por qué o por qué no?  ¿Y lo haces determinado a que no importa lo que te digan, no vas a tomar las cosas a pecho o te vas a poner a la defensiva? ¿Y te prometes a ti mismo aceptar sus respuestas con respeto y, por lo menos, considerar sus opiniones?

Cuando nuestros padres no están de acuerdo con nuestra relación, de inmediato pensamos que son ignorantes o estúpidos o anticuados. Pero el hecho de que no estés de acuerdo con tus padres no significa que ellos sean ignorantes. Si bien es cierto que nuestros padres no son perfectos, tienen muchos años de experiencia y vivencias que nosotros no tenemos. Debido a que tienen la ventaja de lo que es la perspectiva puede que estén viendo algo que tú no ves. Los padres, aunque a veces son sobre protectores, muchas veces tienen razones válidas al preocuparse cuando nos ven formar parte de una relación con el potencial de tener consecuencias negativas.

Es cierto que los padres, a veces, tienen expectativas muy altas, pero si somos honestos podemos, al menos, admitir que nosotros a veces tenemos expectativas muy bajas. Aun así, la mayoría de los padres solo desean que sus hijos estén con alguien que los trate con respeto y que trate con responsabilidad sus tareas diarias.

Honrar a los padres puede ser una bendición para la relación. Los que ya no somos niños tenemos la tendencia de ignorar, tolerar, criticar y resistir a nuestros padres por lo que la actitud positiva de sentarse con ellos en busca de una conversación honesta sobre nuestras decisiones románticas puede traer ligereza a tu espíritu y alivio en momentos de estrés cuando más lo necesitas.

Si consideras a tus padres ser personas equilibradas y racionales, trátalo y cuéntanos tu experiencia.

Refelxion22

La Derrota es Temporal, pero El Impacto Futuro es Seguro

La escena de estos dos jovencitos haciendo y deshaciendo a las espaldas de sus padres es común y es una que todos conocemos bien y hasta hemos vivido en carne propia.  Estos dos jovencitos se caracterizan por la forma explícita en la que se burlan de las reglas impuestas sobre ellos por la sociedad o la autoridad sobre sus vidas. Pero a pesar de lo que su adolescente le tenga creyendo y aunque sus acciones sean opuestas a sus convicciones, su opinión sí les importa a sus hijos. Su nivel de apoyo e involucramiento es esencial para la salud y el bienestar de su adolescente. Aunque su actitud parezca desinteresada, éste sí te busca cuando desea aprobación, guía y ánimo.

Sabemos que, durante su adolescencia, las hormonas surgen por el cuerpo del adolescente causando emociones que se hacen sentir gigantes y ofuscan su visión. Para empeorar las cosas, ellos piensan que nadie, excepto sus compañeros, los entienden. Como resultado de esta ansiedad, cuando los adolescentes se sienten mal entendidos por sus padres, tienen mayor tendencia a afirmar su autoridad con agresión y rebelión. En realidad, lo que están deseando es ser tomados en cuenta.

En esta etapa de su hijo/a, adolescencia, no son como los niños pequeños, egoístas, en su forma de pensar, sino que son capaces de pensar de forma compleja. Los padres pueden sentirse seguros de que, aunque existen desacuerdos entre ellos, sus adolescentes, pueden responder al razonamiento lógico. Y nosotros podemos invitarlos a fortalecer su capacidad de razonar.

Si ves a tu adolescente haciendo y deshaciendo a tus espaldas, no te desanimes o te des por vencida. Sigue tu lucha de ser honesto con ellos, manteniendo siempre abierta las líneas de comunicación, razonando con ellos, estando presente en su vida y dándoles la dirección necesaria. Al final, sus palabras tienen un gran impacto y su vida en el futuro será más saludable y feliz que si se deja vencer por su rebelión temporal. La derrota es temporal, pero el impacto futuro es seguro.

Estableciendo Metas

“Felipe tiene un plan fijo para su vida el cual le ayuda a seguir un orden de prioridades. Si los jóvenes fijan un plan al igual que Felipe tendrán mayor salud, bienestar familiar y estabilidad financiera. Apoyemos a nuestros hijos a buscar un rumbo y propósito para su vida.”

Lo que un padre no desea es que sus hijos, a pesar de tener gran potencial de éxito, se queden “atascados” en el limbo de la adolescencia cuando se gradúen de la escuela superior. Por eso, desde pequeños es bueno enseñarles cómo las metas les pueden ayudar a moverse hacia adelante.   Podemos enseñar a nuestros hijos a establecer metas que los ayuden a enfocarse en su futuro siendo nosotros mismos ejemplos de personas que tienen y siguen sus metas. Motivar a tu hijo no significa que vas a fastidiar, persuadir, empujar, rogar, gritar o pelear para que haga lo correcto. Esto solo causa resistencia. Enséñale mejor a motivarse a sí mismo siendo tú una persona inspiradora.

Desde pequeña yo sabía que quería ir a la Universidad, graduarme con honores, enseñar por varios años, comenzar a escribir e implementar currículo y entrenar a otros a invertir sus vidas en el futuro.  Mi madre siempre ha sido mi más grande alentadora y seguidora. Ella me enseñó que las metas nos dan límites mentales y la motivación necesaria para continuar el camino trazado, aunque el camino se ponga cuesta arriba. Esta perseverancia es lo que da paso al éxito. Así que tú también apoya a tus hijos a buscar rumbo y propósito para su vida ayudándolos a delinear lo que ellos desean hacer con su futuro y animándolos a moverse en la dirección correcta, dándoles siempre un buen ejemplo.

Las palabras de Dios a Judá por medio del profeta Jeremías son especialmente aptas para esta ocasión: “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes- afirma el Señor- planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11). Este versículo no es una fórmula de prosperidad personal para que alcancemos nuestras metas egoístas. Es una declaración de parte del Dios Todopoderoso de que fuimos creados para Su gloria y que él dirigirá nuestros pasos para que Su voluntad sea hecha en nuestras vidas. Diga estas palabras a sus hijos y recuérdeles desde pequeños que él tiene una esperanza y un futuro para ellos.

 

Los padres proveen a sus hijas beneficios únicos con su presencia activa.

“Estudios demuestran que una joven que tiene una relación positiva con su padre, tendrá menos posibilidades de embarazarse en su adolescencia y más posibilidades de casarse después de alcanzar sus metas educacionales.”

Un estudio realizado en la Universidad de Canterbury demostró que los padres proveen a sus hijas beneficios únicos con su presencia activa y positiva desde su nacimiento hasta que son adultas. La mayoría de los padres desconocen la importancia de su rol y los resultados de estudios como estos y terminan pasando mucho más tiempo con sus hijos que con sus hijas, especialmente, cuando sus hijas comienzan a convertirse en pre-adolescentes y adolescentes.

Pero es importante saber que el padre es el primer objeto de amor del sexo opuesto de su hija y este molda, consciente o inconscientemente, su percepción de lo que es aceptable o no en una relación. Además, el involucramiento directo de un padre en la vida de su hija la va a ayudar a minimizar sus inseguridades y aumentar su confianza en sus habilidades.

Nunca es tarde no importa la etapa en la que tu hija se encuentra para hacerte parte de su vida. He aquí algunas sugerencias que te pueden ser de beneficio.

  1. Busca reanudar una comunicación con tu hija
  2. Trata de afirmar sus decisiones mostrando apoyo en vez de criticar excesivamente
  3. Pide perdón si es necesario ya que esto muestra respeto y amor, pero también ayuda a sanar cualquier herida que haya sido causada entre los dos.
  4. Disfruta su compañía, aprecia quien es. Recuerda, ella nunca va a ser o actuar como tu hijo varón.

Aprende a establecer metas.

“Algunas relaciones amorosas de la juventud permanecen. Mientras su personalidad madura y tienen más experiencias en la vida, lo que es más importante para usted se clarifica. Toma decisiones basadas en tus metas y no resbales por la pasión pasajera.”

Aprende a establecer metas. Las metas ponen tu mirada en el futuro y te mantienen caminando hacia adelante. Cuando una persona no tiene metas comienza a sentirse atascada. Sentirse atascada es como empujar peñascos que no pueden ser movidos y esto trae frustración. Las metas te ayudan a aceptar las cosas que no puedes cambiar y a maniobrar cuando te sientes como un tronco atorado en el rio. Las metas te ayudarán a ganar tu enfoque mientras las aguas caudalosas del río vienen como avalancha en contra tuya. Las metas no son para competir con amigos o actuar de forma pedante; son solo para mantenerte enfocada. Son como tu canoa privada en el río. Algunas veces, para alcanzar tus metas vas a querer remar rápido en tu canoa, pero otras veces querrás ir despacio y otras veces, simplemente, dejarás que las corrientes te lleven río abajo. Habrá ocasiones en las que tendrás que desviarte para seguir el camino de un arroyo que te lleva a un manantial. Descansa ahí. Pero cuando estés lista para emprender el camino regrésate al río para seguir tus metas.

Cuando la Palabra de Dios habla de metas, usualmente, está haciendo referencia a la meta más importante de todas, “ser como Cristo.” Mientras perseguimos nuestras metas, es importante que busquemos, constantemente, ser transformados mediante la renovación de nuestra mente, para comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta (Romanos 12:1). No es la intención de Dios que una persona se mantenga estancada. Él desea que olvidemos lo que queda atrás y nos extendamos a lo que está adelante prosiguiendo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús (Filipenses 3:12-15).

(Si deseas leer más la importancia de establecer metas ordena el panfleto diseminado por Lazos de Familia: Entre Nosotras).

Hay situaciones en las que es difícil mantener la calma.

“Antes de hablar con sus emociones, tome un momento para calmarse, considerar la situación y contemplar los consejos y punto de referencia de las otras personas involucradas.”

Hay situaciones en las que es difícil mantener la calma. Debemos aprender a asumir control personal de nuestras acciones y reacciones ante situaciones estresantes. El ejercicio diario, consumir comidas saludables y aprender algunos ejercicios de relajamiento, nos ayudarán a reducir la tensión, lo cual a su vez nos ayuda a aclarar nuestros pensamientos para responder de forma apropiada cuando nos encontramos en situaciones que nos alteran.

Cuando no consideramos el punto de referencia de las otras personas involucradas terminamos llegando a conclusiones basadas en la imaginación y no necesariamente en la realidad. Así que evalúa cuidadosamente las circunstancias a ver si estas ameritan tu enojo y busca clarificación sin perder tus estribos. El comportamiento inapropiado de nuestros hijos NO justifica nuestras reacciones inapropiadas. Cuando ellos actúan de forma irracional, nosotros somos los que debemos actuar racionalmente. La ira no aclara los pensamientos, sino que los enloda y si los dos estamos actuando de manera irracional entonces no habrá resolución.

Nuestras órdenes de marcha son claras: “quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia y toda malicia”. En vez somos llamados a ser benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros como Dios también nos perdonó en Cristo (Efesios 4:31,32). Estas órdenes no son para los domingos cuando vamos a la iglesia, son para que la apliquemos y vivamos día a día en el razonamiento diario de la vida.

 

El amor piensa.

“Una estrategia inteligente de amar toma su tiempo. Primero existe la atracción con límites de intimidad; luego viene la etapa de conocerse mejor y tomar decisiones. Aproveche la oportunidad ahora de hablar a sus hijos sobre estas etapas.”

Al principio en una relación entre adolescentes, uno de los dos va a ser presionado por el otro para progresar rápidamente en la relación y hasta iniciar una intimidad sexual sin primero pensar.  Es bueno hablar con nuestros hijos aun cuando todavía no han iniciado la adolescencia y explicarles la importancia de la progresión saludable y natural en una relación. Debemos también enfatizar que el amor piensa.  

Las relaciones de adolescentes muchas veces van motivadas por percepciones irrealistas, hormonas y necesidades personales. A ninguna de estas tres cosas le gusta armonizar con el cerebro. Sin embargo, cuando las motivaciones no van acompañadas de un poco de cordura y materia gris, terminan desilusionando y confundiendo. Enseña a tu hijo que las mejores relaciones se desarrollan con el tiempo porque es el tiempo lo que permite que dos individuos se conozcan en diferentes dimensiones y situaciones. La mayoría de los atributos negativos de una persona no se hacen evidentes hasta después de 9 o 10 meses de comenzar a conocerse. Mientras mejor se conocen, mejor posibilidad tiene la relación de perdurar.

Para no terminar lamentando una decisión inmadura, enseña a tus hijos a delinear límites claros que separen sus comportamientos y sus emociones.

De por sí somos sordos y ciegos. No podemos ver, y a veces, simplemente, nos rehusamos a ver lo que está en nuestras narices. San Pablo dijo: “teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente” (Efesios 4:18). Es solamente el poder transformador del evangelio que puede abrir nuestros ojos y activar nuestro cerebro a pensar con claridad. No se canse de orar para que Dios transforme su mente y la de sus hijos y abra los ojos de su entendimiento en todas las áreas de su vida (Efesios 1:18).