Desde que se comenzó a documentar la historia humana, los análogos históricos han revelado que las personas imperfectas son mas probables a críar personas imperfectas. Entre estas injustas imperfecciones una de la más lamentables de esta generación es la falta de padres en los hogares.

La mitad de los bebés primogénitos en los Estados Unidos son de madres solteras; un 40 por ciento de matrimonios (por primera vez) terminan en divorcio exponiendo a sus hijos a crisis y pérdida; más de 7 millones de niños viven con un padre (o madre) con problemas de alcohol y drogas, y una de cada cuatro familias es afligida con alguna enfermedad mental. Estas estadísticas nos demuestran la cantidad de familias que están sufriendo, como los chicos de nuestra historia con el resentimiento de haber crecido con un padre ausente. Pues no existe mayor herida que el abandono de un padre.

¿Qué han hecho las millones de víctimas de las estadísticas mencionadas ante la realidad de vivir sin padres o con unos padres imperfectos?  La mayoría se aferra a malos recuerdos y viven sus vidas recordando memorias hirientes. Pero aferrarse a esos recuerdos y vivir una vida basada en memorias destructivas es ponerse a riesgo de autodestrucción y podria exponer a sus hijos a un peligro similar al que ellos vivieron.

Si deseamos liberarnos de esa carga generacional, es necesario cortar de raíz y ajustar los cimientos donde estamos construyendo nuestra familia. Para mejorar estos cimientos, el primer paso es perdonar. Empecemos por perdonarnos a nosotros mismos y todo aquello que consideramos responsable de lo que nos ha tocado vivir. Despues, es necesario perdonar a nuestros padres por su abandono, por su crueldad, o por habernos mentido. Cuando perdonamos las faltas de nuestros padres no estamos acallando el pasado sino reclamando el futuro. Porque es solo cuando perdonamos que nuestros propios hijos son bendecidos con padres sanos que conocen la misericordia y desean la integridad.

No existe mayor regalo para un hijo que un padre sano. La sanidad interior solo puede existir si hay perdón. El perdón escolta nueva esperanza para la generación futura. Acepta que tu padre fue imperfecto. Perdónalo. Y tu, busca ser diferente.

QGMG_Reflections_Season8_Ep06

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s