Mi padre fue un hombre de visión. Durante mi niñez ni un solo día pasaba sin que nos sentáramos juntos a hablar sobre nuestra visión y planes para el futuro. Él se deleitaba no solo escuchando nuestras aspiraciones y contándonos las suyas pero también proveyendo los recursos necesarios para que lográramos nuestros sueños. A mi hermana mayor la puso en clases de música porque su deseo era convertirse en una compositora y artista; a mi otra hermana le daba el lugar prominente, dejándola sentarse junto a él durante eventos importantes porque ella tenía aspiraciones de liderato y así a cada uno desde la mayor hasta la menor nos inspiraba a tener una visión y a perseguirla con creatividad y perseverancia.

Es por eso que una de nuestras metas en Lazos de Familia es ayudar a los estudiantes a desarrollar aspiraciones personales y familiares. Nuestro deseo es que todo estudiante desarrolle la habilidad de mirar más allá de sus circunstancias actuales y ponga su vista en el futuro.  Sabemos (por experiencia propia) que una persona que tiene la habilidad de imaginar y soñar su futuro puede alcanzar sus metas académicas, relacionales, y profesionales. Tu visión debe brotar de tus sueños y deseos y de lo que buscas cosechar de la vida.

Algunas veces pasamos la vida entera poniendo pedazos de un rompe cabeza con piezas que no caben correctamente. Las personas que han creado una visión para sus vidas saben bien a donde poner las piezas porque ya han visto la imagen final aunque no haya sido por medio de la vista ordinaria.

Cuando no forjamos nuestra propia visión estamos permitiendo que otros dirijan el curso de nuestras vidas. Deja que tu visión genere energía y entusiasmo para tu futuro y no permitas que los contratiempos de ahoguen, te desanimen, o te desilusionen. Aférrate a tus metas. No dejes de soñar. Recuerda las palabras de Dios a Judá que son especialmente aptas para esta ocasión: “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes- afirma el Señor- planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11).  Mira hacia adelante positivamente y no te amedrentes de los pasos que tienes que tomar para hacer tus sueños una realidad.

Reflexion_T5E34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s