Nuestra reacción inicial cuando vemos a una mujer recibiendo algún abuso que no reporta es la de condenarla. Pues no entendemos como alguien puede ser tan ingenuo como para dejar que esas cosas le sucedan.

Pero pongámonos en los zapatos de una jovencita o una mujer que está siendo abusada y por un momento escondamos la piedra que llevamos en la mano con la cual estamos a punto de apedrearla con nuestro juicio injusto solo para entender su historia.

Esta mujer que vive bajo las garras del abuso miente para proteger a su verdugo porque la vergüenza que ella siente es intensa. La vergüenza es una emoción muy compleja, que todos, no solo los que reciben abuso, buscan esconder a toda costa. El Doctor Allender y el Dr. Longman la definen de la siguiente manera, “La vergüenza es un ácido que raspa nuestra dignidad y disuelve nuestra esperanza.” Ellos continúan diciendo en su libro El Grito del Alma, que ninguna otra emoción puede representar mejor el infierno con su pérdida total de intimidad, asombro y gozo. Solo una persona que está dispuesta a enfrentar el terror de la vergüenza puede recibir liberación de sus verdugos.

La otra razón y talvez la más importante es que esta mujer pone todas sus energías para sobrevivir y no le queda ni una gota para defenderse o para superarse. Esta mujer se siente agotada y deprimida.

Hay muchas otras razones por la cual las mujeres abusadas no reportan a sus abusadores o escapan la relación pero la última que voy a mencionar aquí es el poder del control bajo el que ella vive. El control persistente y la dominación que ejerce el abusador cambian los patrones de pensamiento de su víctima y distorsionan su realidad.

Si conoces a una persona en una situación similar notaras que ella tiene miedo de desarrollar una relación íntima con alguien pues construye defensas elaboradas para que nadie se dé cuenta de lo que le está ocurriendo. Conviértete en su amiga. Se esa fuente de esperanza que la ayude a encontrarse de nuevo a sí misma para que así pueda reclamar su dignidad y escapar su situación y por el amor de Dios, no tires esa piedra.

Reflexion_S5E32

2 comentarios

  1. Un excelente artículo que retrata una verdad muy triste, sobre todo aquí en México. Te cuento, yo tengo mucha cercanía con mujeres abusadas y maltratadas precisamente por mi trabajo, y lo más común de encontrar al momento de ver sus historias es el enorme temor que tienen a ser juzgadas. Tristemente, la sociedad aun se encuentra en pañales en temas de genero, muchas personas continúan revitalizando a las víctimas.
    Saludos y un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s