Uno de los problemas más prominentes en los hogares latinos es la inhabilidad que tenemos de conectar con nuestros hijos una vez llegamos del trabajo. Un 42%  de todos los padres en América piensan que no son buenos padres.  Pero muchos expertos han descubierto que si un padre quiere conectarse con sus hijos solo tiene que desconectarse de su tecnología por 15 minutos al día. Dándole tiempo suficiente para escuchar lo que hicieron durante su día, darle una palabra de aliento, y guiarlos si se sienten perdidos en algún área de su vida. Pero además podemos utilizar el tiempo que pasamos en el carro llevándolos a la escuela o cualquier otra actividad conectándonos con ellos.

Esta conexión es importante especialmente en el caso de Paola quien es una chica que está lidiando con problemas emocionales. Su mejor  chance para sobrevivir su situación y escapar esa relación abusiva es conectarse con su madre. La interacción de una madre con su hija es la interacción que tendrá más impacto en ella a lo largo de su vida. Lo que su madre  le diga tendrá efectos prolongados en su desarrollo. Pero la interacción con el padre es importante también. La presencia emocional de los padres en la vida de sus hijos crea cimientos fuertes para su desarrollo social. Estudios han demostrado que cuando un padre desarrolla una conexión emocional con sus hijos y les muestra amor incondicional le está haciendo bien a sus hijos pero también se está haciendo bien a sí mismo. De manera que todos ganamos cuando caminamos con nuestros hijos guiándolos para facilitar sus ansiedades y responder a sus preguntas.

Durante el tiempo que pasamos juntos con nuestros hijos podemos infundirlos con propósito, ayudarlos a identificar las áreas fuertes de su personalidad, y darles esa interacción positiva que han estado buscando durante todo el día. Ellos necesitan saber que los amemos y que nos importan. Muchos padres no hablan con sus hijos porque no saben que decirles o cuando tratan de darles consejos ellos responden de forma negativa. Pero esto es un error, todo lo que un padre o una madre necesitan hacer es escuchar tranquilamente. Su presencia es suficiente. A pesar de todo el consejo que podemos dar, nuestra presencia hace que nuestros hijos se sientan conectados. Si no estás físicamente presente se van a sentir abandonados. Todo abandono sabe a traición. Nuestros hijos pueden lidiar con su estrés cuando no se sienten abandonados. Así que creamos alrededor de nuestros hijos una coraza dejándoles saber que estamos allí para ellos.

Reflexion_S5E13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s