Desde las civilizaciones más tempranas el mundo ha considerado nulos los derechos de los niños.  No fue hasta el año 1875 que su suerte comenzó a dar un giro, por lo menos ante las cortes judiciales y civiles estadounidenses, con el caso de una niña llamada Mary Ellen.  Cuando los miembros de su congregación se dieron cuenta que sus padres adoptivos la abusaban y trataban con negligencia, estos trataron de convencer el estado de que la sacaran de ese hogar.  Las autoridades locales se sintieron desamparadas por la ley e ineptas a sacar a la niña de tal hogar por lo que sus defensores acudieron a la Agencia de Prevención de la Crueldad de Animales por socorro.  La sociedad de animales trajo el caso a las cortes como si Mary Ellen fuera un animal maltratado. Como ya las cortes protegían a los animales abusados, estas aceptaron el caso y la separaron de sus padres abusivos enviándolos a la cárcel. Fue en este entonces que los niños adquirieron por primera vez en la historia un estado equitativo al de los animales. La Sociedad de Prevención de Crueldad de Niños fue establecida después de esto.  Para el año 1968, los 50 estados ya habían instituido un tipo de ley requiriendo que se reportara todo tipo de abuso infantil.

Desafortunadamente 150 años después el abuso continúa y más de un millón de abusos infantiles son reportados en los Estados Unidos solamente.

Entre el abuso infantil, la explotación sexual de niños de 18 años o menos es común. Las niñas de 8 años en adelante tienen la más alta probabilidad de ser abusadas sexualmente. Algunos expertos piensan que una de cada tres niñas es abusada antes de llegar a los 18 años. Uno de cada cuatro niños incluyendo varones es abusado antes de cumplir sus 18 años de edad.

Las ramificaciones del abuso infantil se extienden afectando su desarrollo y perjudicando el cerebro, a una mala salud física, emocional, y mental hasta la delincuencia juvenil y criminalidad cuando son adultos.  Es importante que tomemos este tema con seriedad y consideremos cuidados profesionales si sospechamos que alguno de nuestros niños ha sido perjudicado física, emocional o sexualmente por un adulto abusivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s