Una violación es el acto más aterrador y destructor a la que una persona puede ser sujetada. Esto es porque el acto de la violación no es solo un acto sexual sino también un acto de violencia. La violación siempre envuelve la imposición del cuerpo y la voluntad de una persona sobre el cuerpo y la voluntad de la otra persona. Tanto la privacidad como el control del cuerpo de la persona han sido profanadas. La mujer (en la mayoría de los casos) es asaltada sin su consentimiento con el uso de fuerza, engaño, o amenaza.

Una prima muy querida fue maltratada y violada a la edad de 14 años. Cuando ella, después de 20 años me contó lo sucedido, no podía reprimir mis lágrimas. Es difícil entender lo que muchas mujeres (y algunos hombres) han tenido que vivir por causa del abuso sexual de otro individuo. Dependiendo cual haya sido la intención del violador la victima va a sentir una gama inexplicable de sentimientos. Entre ellos están, el haber sido usada, enojo, miedo hasta pánico, indefensa, humillación, devaluación propia, culpa de haberse dejado subyugar, etc.

La batalla emocional de una víctima no termina cuando la violación ha terminado. Este acto es tan violento y espantoso que sus reacciones psicológicas pueden perdurar toda la vida. Lo que una víctima de violación necesita más que cualquier otra cosa es a alguien que esté dispuesto a escucharla y darle apoyo. Necesita sentirse libre para llorar y gritar, expresar su ira, expresar todos sus sentimientos. No necesita que la corrijan, o que la juzguen, o que le den consejo de cómo lo sucedido pudo haber sido prevenido. El que escucha debe estar dispuesto a escuchar todos sus sentimientos aunque no sean agradables. Déjala que te repita lo que está en su corazón hasta mil veces si es necesario.
En aquellos momentos en los que usted siente que le han robado todo lo que conoce, respire profundo y aférrese de la mano de Dios, quien puede consolarle y darle socorro.

Considere un centro de crisis de violación donde otras victima expresan sus sentimientos y donde reciben la consejería necesaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s