El dicho del psicólogo Jean Paul Sartre, “las personas están condenadas a ser libres” de repente comienza a tener sentido cuando nos vemos obligados a tomar decisiones que nos hacen sentir divididos.

Felipe se ha hecho una meta de ir tras una carrera de medicina con todas las fuerzas de su ser, pero el también ama a su madre y desea acompañarla en sus momentos difíciles.

No todas las decisiones pueden ser tomadas por medio de un proceso de categorización en el cual uno ejerce una formula mental para llegar al resultado correcto. Las decisiones difíciles son usualmente un proceso emocional que termina haciéndonos sentir paralizados. Las emociones, nos guste o no, juegan un gran papel en nuestra habilidad de escoger entre dos encrucijadas y muchas veces el instinto es una mejor guía que la comparación interminable entre dos opciones de igual peso.

Lo importante es tomar una decisión y no pasar una vida entera en incertidumbre. Una vez esa decisión es tomada no pierdas tiempo deseando haber escogido la otra opción. La vida no es simple por lo que uno nunca va a sentirse libre de sentimientos de culpa cuando se toman decisiones como estas. Pero el que después de haber decidido hacer algo comienza a perder tiempo deseando regresar al momento de la encrucijada para escoger diferente está malgastando su tiempo, su vida, sus emociones, y sus recursos.

¿Y tú? ¿Cuál es tu encrucijada? ¿Entre que dos cosas te sientes obligado a escoger en este momento de tu vida? Toma una decisión basada en fe y no en miedo y sigue hacia adelante sin mirar atrás.

Reflexion_S5E2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s