A muchos nos ha tocado vivir en un mundo de desacuerdos, conflictos y malos entendidos. Cuando nuestra ideología, convicciones y hasta sentimientos van en contra de la corriente del charco donde nos toca nadar, la única forma de mantenernos a flote es desarrollando una gran fuerza mental.

Debemos, como dice el autor Barry Corey en su libro Amando la Amabilidad (Love Kindness), que tener centros firmes y bordes suaves cuando estamos enfrentando situaciones contrarias, bien sabiendo que muchas veces nuestra gracia va a ser enfrentada con hostilidad. Nos enfrentamos a la oposición con humildad, pero sin timidez. La amabilidad es una conversación respetuosa y dadivosa aun en medio de la oposición. La incivilidad es fragmentación y polarización. El profesor de filosofía Gregg Ten Elshof dice que los desacuerdos son inescapables. No los podemos evitar. Están aquí para siempre. Si aprendemos a relacionarnos con ellos, pueden convertirse en un recurso de amistad, crecimiento y unidad. Pero usualmente es lo contrario, nos dividen, nos aíran, traen a la superficie nuestras inseguridades.

En este caso escuchar y, por lo menos, reconocer lo que la otra persona está tratando de decir, puede terminar siendo la única solución a un problema imposible de resolver. Así que, en medio de tus desacuerdos, de los conflictos y los malos entendidos recuerda mantener tu centro firme, arraigándote a tus convicciones y manteniendo tus creencias intactas, pero con bordes suaves para que atraigas a otros con tu amabilidad y gentileza.

QGMG_Reflections_Season7_Ep54

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s