Desde pequeña tenía que repetir el nombre de mi hija varias veces antes de que ella me respondiera, su maestra tenía que tocar su hombro para que pusiera atención en la escuela y durante el día teníamos que ayudarla a enfocarse varias veces para que terminara su tarea. La llevé al doctor y este declaró que su sistema auditivo estaba intacto. Resultó que el doctor estaba en lo correcto: sus oídos son tan buenos que hasta se ha convertido en la cantante primordial de un grupo coral local y su talentosa pianista. Resulta que oír y escuchar son dos cosas diferentes. La mayoría de nosotros no tenemos que esforzarnos para oír, a menos que tengamos una deficiencia auditiva. Escuchar, sin embargo, requiere concentración y esfuerzo. Pero oír y escuchar son acciones que están conectadas porque para escuchar primero hay que oír.

Usted, seguro tiene una historia similar a la mía y la de mi hija, con alguien en su vida que no le escucha o que le hace sentir como si estuvieras pintado/a en la pared. O, tal vez, usted es quien no escucha ¿Cuántas veces ha escuchado a alguien decirle lo siguiente? “¡Tú no me estás escuchando!”  “Porque no dejas que termine lo que te estoy diciendo” … “¡Si solo me dejaras te diría!” ¡Es como si estuviera hablando con la pared!” “¡Es que no me entiendes! “¡Eso no fue lo que dije!”

Es que tenemos la tendencia de ignorar los sonidos que percibimos por medio del oído. Pero algunos de nosotros logramos entender que el oír puede ser desarrollado para que se convierta en un instrumento poderoso que puede ayudarnos en el mejoramiento de nuestras relaciones. Esto es escuchar.

Una persona que ha aprendido a escuchar demuestra madurez.  En Psicología, la madurez es la habilidad de responder al medio ambiente de forma apropiada. La madurez es importante en la relación entre dos personas. Estudios hechos por científicos sociales demuestran que la falta de madurez es un precursor del divorcio. Una persona madura sabe dar prioridad a la persona que ama antes de buscar lo suyo. Escuchar es una evidencia tangible de que finalmente hemos madurado. Escuchar es una señal de que existe amor verdadero. Un amor que da y bendice al ser amado. Si tu matrimonio está sufriendo porque uno de los dos no sabe escuchar busquen, la ayuda de un profesional inmediatamente ya que, aunque el escuchar resulta ser difícil para algunos, es solo una deficiencia que con la ayuda apropiada puede llegar a ser superada.

QGMG_Reflections_Season7_Ep51

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s