Muchos juicios legales que se han hecho famosos, por primero haber pasado por la corte de la opinión pública, terminan teniendo un resultado diferente a lo que esperábamos. Si somos sinceros nos enojamos con ese jurado de 12 personas que se atrevió a rendir un veredicto diferente a lo que nosotros pensábamos merecía la persona.  Pero lo que ese jurado tenía en frente suya es algo que a nosotros nos faltaba y estos son los hechos. Ellos fueron presentados por semanas con hechos que el resto de nosotros desconocemos.

¡Cómo nos gusta llegar a conclusiones y asumir sin tener los hechos!

Cuando uno llega a conclusiones, sin investigar o conocer los hechos, está, simplemente, evadiendo responsabilidad y destruyendo el carácter de una persona. Es una tendencia natural humana contra la que se debe luchar. Pues lo que uno percibe no es siempre lo que está ocurriendo; es importante dar a los demás el beneficio de la duda (por lo menos hasta que todos los hechos se hayan revelado).  Por esto la Biblia dice: “No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio” (Juan 7:24).

Así que no dependa de estereotipos, no se apresure a juicio; mejor busque entender y conocer a alguien sin hacer asunciones o generalizaciones. Llévese del consejo de la Doctora Alicia La Hoz, “Antes de juzgar a alguien prematuramente, sea curioso y conozca la historia de la persona. Es un privilegio conocer y ser conocido. Siga la regla de oro, trate a los demás como usted quiere ser tratado.”

QGMG_Reflections_Season7_Ep37

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s