Todos los días una fuerza masiva de trabajadores, tanto de hombres como de mujeres, legales e ilegales, ricos y pobres, enfermos y sanos se levantan y se dirigen a sus lugares de labor para proveer para sus familias. Este es un acto de amor y sacrificio personal que requiere perseverancia ante la adversidad.

Cuando tratamos de proveer para nuestras familias se nos presentan muchos obstáculos. Entre ellos está la depresión, problemas con el jefe, conflictos entre los compañeros de trabajo, injusticias, distracción, aburrimiento; tan solo para mencionar algunos. Cuando la adversidad nos abruma nos frustramos, pues no somos serafines, sino seres humanos; somos seres vulnerables de carne y hueso y no de piedra y acero.

Ante la adversidad algunos se dan a la desesperación. Cuando los días se le pongan grises, tendrá ganas de dejarse vencer como lo comprueba un estudio hecho en el 2010, el cual estima que unas 16,000 personas murieron tratando de ahogar sus penas en el alcohol. Pero usted, en contraste, persevere y no se rinda. Tome un paso a la vez y marche hacia adelante. Mañana es un nuevo día, con un nuevo amanecer y con nuevas oportunidades. Puede que hoy sea difícil y mañana sea peor, pero si persevera verá que a su tiempo saldrá la luz como el alba y su salvación se dejará ver pronto e irá la justicia de Dios delante suya y el Dios todopoderoso será su retaguardia.

QGMG_Reflections_Season7_Ep32

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s