Cada batalla se gana con su arma. En una guerra los soldados llevan armamentos para pelear. Sin el armamento adecuado no se puede ganar al enemigo. Naves, buques, helicópteros, tanques, misiles y ametralladoras son solo varias de las armas necesarias para ganar una batalla.  Pero nosotros no tenemos necesidad de estos armamentos para ganar si hacemos de nuestra arma el perdón.  El perdón se convierte en el camino que te ayuda a dejar de aferrarte a las frustraciones, la esclavitud y el resentimiento que te dejan las heridas en el alma.

Una vez Jesús dijo, “porque si perdonas a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.” Así que has uso efectivo del arma del perdón y vivirás tu vida en abundancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s