Tengo dos hermanas que no tienen un botón que las apague. Cuando ellas van a hacer algo se lanzan a sus metas sin válvula reguladora. Se entregan a sus trabajos respectivos, sin miedo y llenas de fe y visión. Ellas no son insensatas de ninguna manera. Las dos saben manejar los riesgos y manejar la situación para maximizar el éxito. Cuando las observo, me doy cuenta que el riesgo nos da la oportunidad de desarrollar nuestros talentos, habilidades e intereses. También me doy cuenta que el que sale de su rincón controlado se hace un experto en establecer metas y alcanzarlas. Aparentemente, uno no alcanza sus sueños escondiéndose bajo una “almud“ o un cajón. Otra característica fascinante de los que toman riesgos es la habilidad que desarrollan de conquistar los miedos. Sin embargo, lo que más me sorprende de mis dos hermanas es la forma excitante con la que abrazan la vida. Estar a su alrededor te hace volver a la vida.

Cada vez que paso tiempo con ellas trato de tomar riesgos razonable permitiendo que su entusiasmo se me pegue. Si eres una persona temerosa como yo, rodéate de personas positivas que te inspiren de vez en cuando a tomar esos riesgos calculados. ¡Pero no seas insensato! Tirarse sin primero medir y mirar no es la actitud de un sabio. Pon tu lámpara en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s