El índice de suicidio es más alto entre las jóvenes latinas de los Estados Unidos que en otras etnicidades. Un reporte del Centro de Control de Enfermedades detalló que un 13.5 por ciento de latinas entre las edades de 13 a 18 años han tratado de quitarse la vida alguna vez en su vida.

Pero estudios también han demostrado que si la relación entre la madre y la hija mejora, el riesgo baja. No permitas que tu hija adolescente sufra en silencio. Mejor invierte en ella de forma incondicional. He aquí algunas sugerencias:

  1. Acepta que la enfermedad mental no es una maldición y búscale ayuda si la necesita.
  2. Se sensible al choque cultural que tu hija, seguramente está viviendo donde en el hogar se le exige algo diferente a lo que la cultura americana les exige.
  3. No impongas tus expectativas tradicionales sobre tu hija. Mejor déjala que ella trace su propio paso y elija su futuro.
  4. Celebra sus éxitos de la misma forma en la que celebras los éxitos de tus hijos varones.
  5. Asegúrate de que no haya ningún hombre asechándola para abusarla física o emocionalmente.
  6. Infúndele, con tus conversaciones, mucha esperanza ayudándola así a encontrar paz y buena salud mental.

Recuerda que las madres tienen el tipo de influencia que puede impactar decisiones emocionales. A pesar de todos sus errores, una madre ha sido la persona más constante en la vida de su hija y fue también su primera maestra. Madres, recuerden que lo que digan y la forma en la que viven tendrán un efecto persistente en el desarrollo y el bienestar emocional de sus hijas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s