La Doctora Alicia La Hoz, sabiamente, nos recuerda que puede que nuestros hijos tengan el síndrome de “I” (quiero un i-phone, un i-pad, etc.), pero también puede ser que nosotros, los padres, tengamos el síndrome de no. “No toques eso”, “No hagas eso”, “No vayas a eso,” “No digas eso”, etc. En vez de decir no constantemente, debemos aprender a re-dirigir. Después de todo, nuestro Padre Celestial no siempre nos anda diciendo que no. Santiago dice, “toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, del Padre de las luces.”

El que desea tener una relación saludable con sus hijos debe aprender a establecer límites. Los límites saludables ayudan a los hijos a tener buenas relaciones entre ellos y con los demás, a madurar y a mantenerse seguros. Sin embargo, también debemos reconocer que nuestro primer instinto es decir que no y hay que cablear al cerebro para aprender a encontrar la manera de decir que “sí” cuando es apto. Busca examinar tus Sí y tus No y tus hijos se darán cuenta que cuando dices “no”, no es por capricho y respetarán más tus decisiones.

Encontrar el balance de decir no y decir sí, evitará que tus hijos te desafíen para obtener lo que quieren. Este forcejeo entre tus hijos y tú no hace posible el aprendizaje, el sí de vez en cuando que proviene de tu boca, ayudará a  liberar a tus hijos para que se concentren en el aprendizaje y la madurez. Una vez más, recuerda el ejemplo del Padre Celestial, “porque todas las promesas de Dios son en él, Sí y en él Amén, por medio de nosotros.”

blog_s6e15

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s