Muchas veces descartamos las experiencias y el sentir de los nuestros porque su dolor nos hace sentir incómodos. No sabemos cómo reaccionar ante sus penas por lo que actuamos como si nada les estuviera ocurriendo o como si sus sentimientos no nos importaran. Otras veces lo hacemos porque estamos consumidos con nosotros mismos como parece ser el caso de Luz María. Pero aunque se nos haga difícil debemos estar presentes emocionalmente en la vida de nuestros hijos y de los que amamos.

La presencia emocional de los padres, en la vida de sus hijos, crea cimientos fuertes para su desarrollo social. Estudios han demostrado que cuando un padre desarrolla una conexión emocional con sus hijos y les muestra amor incondicional le está haciendo bien a sus hijos, pero también se está haciendo bien a sí mismo. De manera que todos ganamos cuando caminamos con nuestros hijos guiándolos para facilitar sus ansiedades y responder a sus preguntas.

Durante el tiempo que pasamos juntos con nuestros hijos podemos infundirlos con propósito, ayudarlos a identificar las áreas fuertes de su personalidad y darles esa interacción positiva que han estado buscando durante todo el día. Ellos necesitan saber que los amemos y que nos importan. Muchos padres no hablan con sus hijos porque no saben qué decirles o cuando tratan de darles consejos, ellos responden de forma negativa. Pero esto es un error, todo lo que un padre o una madre necesitan hacer es escuchar tranquilamente. Su presencia es suficiente. A pesar de todo el consejo que podemos dar, nuestra presencia hace que nuestros hijos se sientan conectados. Si no estás físicamente presente se van a sentir abandonados. Todo abandono sabe a traición. Nuestros hijos pueden lidiar con su estrés cuando no se sienten abandonados.

La presencia de los padres en la vida de los hijos es necesaria no solo durante su niñez, sino también durante su adolescencia y juventud. Los padres pueden crear una coraza alrededor de sus hijos, ya sean bebés o adolescentes, cuando les dejan saber que están allí para ellos. Aunque estos no lo admitan, sepa que sus hijos necesitan saber que usted los ama y los valora. Deje de descartar las experiencias de los suyos y acepte el dolor que puedan estar viviendo.

blog_s6e2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s